El Pepito Grillo De tu Marca Personal

Añadir nuevo comentario

Durante este artículo me presentaré como el Pepito Grillo de tu marca personal. Una vocecita interior que procede de la consecución de la lectura de éste escrito, que te irá haciendo pensar sobre diferentes puntos de vista que normalmente no nos paramos a reflexionar.

Lo primero, la pregunta básica, la fundamental para entender el artículo. ¿Qué es la marca personal? en inglés Personal Brand, es un concepto de desarrollo personal consistente en considerar a determinadas personas como una marca, que al igual que las marcas comerciales, debe ser elaborada, transmitida y protegida, con ánimo de diferenciarse y conseguir mayor éxito en las relaciones sociales y profesionales.

En un mundo cada vez más competitivo en todos los aspectos, para conseguir el éxito, debemos construir una imagen, un sello claro y distintivo de nosotros. Lo que marcará un propósito que te haga único e imprescindible y te ayude a alcanzar la excelencia en todos tus contextos.

Pongamos diversos ejemplos, si nombro la marca Ikea, lo primero que pensamos es en una tienda gigante donde hay muebles, objetos, o artículos donde construir o redecorar un hogar. Incluso si hacemos un poco de esfuerzo recordaremos hasta el eslogan de su campaña. Ikea ha conseguido personalizar unos muebles en ejemplos de familias distintas, te venden que la felicidad familiar o de pareja resulta más fácil si compras su producto. Si nombro a Disney pensaremos en dibujos animados y en nuestra infancia, incluso nos acordaremos de las películas que más nos impactaron de dicha compañía y hasta puede que nos pongamos incluso nostálgicos. Si nombro a la compañía McDonald´s se nos vendrá a la mente el logo, hasta puede que nos suene el estómago (gran estrategia de marketing) recordando sus hamburguesas.

Y así me podría llevar todo el artículo, nombrando marcas comerciales que tenemos bien asociadas y definidas y que nos producen una respuesta, sea del tipo que sea. Significa entonces que han hecho bien su trabajo, tenemos asociada la marca al producto, y ese producto a sensaciones, a imágenes, a emociones, sentimientos etc.

Pero no sólo las empresas crean marcas. Las personas, todos y cada uno de nosotros también somos marcas. Si nombro a Cristiano Ronaldo por ejemplo, lo primero que pensamos es en un chico futbolista de éxito, perteneciente a un equipo de fútbol español, que también es imagen de diversas marcas conocidas comerciales. Aunque dichas marcas no ensombrecen ni nublan la imagen clara de que es futbolista, y no modelo de ropa interior o de una conocida marca de zapatillas, sólo lo complementan.

Ahora estrechemos más aun el campo de búsqueda, y pongamos el ejemplo del amigo que ha estudiado derecho, o el familiar que es psicólogo. Cuando se genera una duda en un entorno familiar o social sobre la legalidad de un asunto o sobre los síntomas de algún trastorno mental por ejemplo, sabremos a quien debemos llamar para cada caso. Cada uno de ellos, el que ha estudiado derecho, o el que ha estudiado psicología, representen sus cargos laboralmente o no, o estén trabajando en ese momento o no, recibirán la consulta que pertenezca a cada caso.

¿Qué quiere decir esto? Que sus estudios, su aprendizaje y formación sobre un tema específico, se ha convertido en parte de su identidad, por lo que ya forman parte de su ser. Han creado su marca, para ellos y para los demás, no apagan un interruptor y dejan de ser lo que han estudiado, pero tampoco son únicamente eso. En ellos está saber potenciar esa marca, o por el contrario debilitarla o anularla.

Cristiano Ronaldo aparte de futbolista es padre, es hijo, es amigo, y le encanta el cine. Pero su marca a nivel mundial le define como lo primero, aunque no excluye las demás.

¿Quiere decir esto que tienes que estudiar una especialización o una carrera para tener una marca? Por supuesto que no. Cada persona tiene un don, cada persona sabe hacer algo de una manera distinta. Posee y dispone ya sea en sus habilidades o en su personalidad, en su formación, en su experiencia vital, en su voz, o en cualquier aspecto que le represente, de un talento único y especial que está a la espera de ser desarrollado y potenciado.

Existe un libro denominado: “50 claves para hacer usted una marca” De Tom Peters, en el que se formulan las siguientes preguntas clave: “¿Cuándo fue la última vez que me pregunté qué quiero ser?” “¿Estoy dejando huella?” “¿importa mi trabajo? “¿Qué quiero defender yo?”

Empieza a imaginarte como una empresa, como una marca, (Ponga aquí su nombre S.L) en la que el jefe eres tú. Tú diseñas, organizas, contratas, eliges, desechas lo que te interesa y no te interesa para tu empresa, para tu bienestar y por el bien de tu marca. Eres tu propia imagen de la empresa, lo que ven es lo que vendes, cómo saludas, cómo resuelves un conflicto, como tomas decisiones, como sonríes, cómo le das al botón del ascensor, como tratas a los demás, etc.

Pregúntate qué imagen ofreces al mundo, cómo te ven en el trabajo, qué ofreces a tu familia, cuáles son tus valores, cómo consigues lo que quieres. Si no sabes responderte haz una pequeña encuesta a tus socios de la empresa (Sí, recuerda, ya eres una empresa) familiares, amigos, o también a compañeros o excompañeros de trabajo.

Elabora un Excel o un Word con una tabla dónde coincidan los atributos positivos y los atributos negativos que te han indicado tus socios y que tú sientas que se identifican con tu persona. A raíz de ahí, potencia las virtudes y trabaja las debilidades de la empresa. Empieza a definirte y a perseguir objetivos que te autorrealicen en todos los niveles de tu vida. Construye tu propio eslogan de vida, que te haga ser tú y cuando lo nombres en tu entorno lo asocien e identifiquen fácilmente a ti. Todas las grandes empresas están constituidas por personas y por una idea, ¿Por qué no vas a ser tu otro/a?

Recuerda, tú eres tu marca. Tú eliges a cada momento lo que quieres ser y ofrecer a los demás.

Te lo dice tu Pepito Grillo. Si lo olvidas recuerda, dame un silbidito…

Frases para reflexionar:

“Joven, consiga que su nombre valga algo”. Andrew Carnegie.

“Una gran marca es una historia que nunca acaba de narrarse. Una marca es una historia metafórica que se desarrolla incesantemente”. Scott Bedbury colaborador de la creación de las marcas Nike Y Starbucks.

“He fallado más de 9000 tiros en mi carrera.  He perdido casi 300 partidos.  26 veces confiaron en mí para hacer el tiro que ganara el partido, y fallé.  He fracasado una y otra vez en mi vida.  Y es por eso que he tenido tanto éxito”. Michael Jordan.

Sobre Edu Espinar

Mi mayor pasión es orientar, enseñar, y motivar a las personas enfocándolo en el autoconocimiento y desarrollo personal.

 

Ubicación:                                                         Sevilla

¿Quieres hacer un curso con Edu Espinar ? apúntate aquí

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter