El Downshifting también existe

Añadir nuevo comentario

Cuando pensamos en el mundo laboral normalmente vienen a nuestra cabeza palabras como búsqueda de empleo, entrevista, selección, candidato, contratación.

Una vez las personas hemos accedido a un puesto de trabajo, los vocablos toman otro cariz, tal vez dirigidos a promoción, ascenso, aumento de sueldo. En algunas ocasiones, claro está, finalización del contrato, despido, etc.

 

Estos términos son por todos conocidos y parecen señalar las rutas normales o al menos las más transitadas en el mundo laboral. ¿Cierto? Así era también en mi caso hasta hace un par de años. Fue entonces cuando descubrí el downshifting aunque en el aquel momento tan sólo me acerque y protagonicé con mi elección el fenómeno y un par de años más tarde le he podido poner este nombre tan “in”.

 

Echando mano de la Wikipedia, podríamos definir Downshifiting  como “reducción de marcha, es un comportamiento social o tendencia en la que los individuos viven vidas más simples para escapar del materialismo obsesivo y reducir la tensión, el estrés y los trastornos psicológicos que la acompañan. Se hace hincapié en encontrar un equilibrio mejor entre el ocio y el trabajo, y centra los objetivos de la vida en la realización personal y la construcción de relaciones en lugar del consumismo y el éxito económico.

 

Y ¿cómo se aplica esto al mundo laboral? Pues es bien sencillo. Llegado un momento, bien marcado por la edad, situación familiar, personal o por cuestiones de salud, es importante que tengamos en cuenta que tenemos también la opción de buscar o bien trabajos que nos permitan hacer  realidad aquello de trabajar para vivir en vez de vivir para trabajar, para así poder vivir plenamente, prestando atención y tomando nuestro tiempo para descubrir o ir en pos de lo que realmente queremos en nuestra vida.

Como he dicho, las circunstancias que crean el caldo de cultivo ideal para que puedas plantearte esta opción pueden ser varias, pero lo importante es conocer que el downshifting existe y que, en un momento dado, puede ser una vía alternativa para personas que quieran continuar trabajando a otro ritmo, asumiendo en algunos casos pérdida de status o ingresos económicos, a cambio de poder centrarse más y mejor tanto en la parte personal como laboral.

 

Está claro que en muchas ocasiones, no nos podremos permitir tomar esta vía por cuestiones meramente económicas. Lo sé y lo entiendo. Mi intención no es obligar ni mostrar esta opción como la mejor, pero me apetecía compartirla con vosotros.

 

A lo largo de nuestra vida, nuestras circunstancias evolucionan, en ocasiones de una manera que no podíamos haber predicho. Por ello considero que es importante que conozcamos realidades que, aunque hoy por hoy, nos parezcan lejanas, quizás en un futuro supongan una puerta a la que necesitemos o podemos llamar.

 

Espero que esta información os haya sido de utilidad. ¡Feliz día!

 

Foto: pixabay.com

 

Sobre Amparo Aparisi

Add comment