El compromiso del trabajador ¿tarea pendiente de las empresas?

Añadir nuevo comentario

Uno de los requisitos por excelencia a la hora de buscar un trabajo es la experiencia. La mayor parte de los empleos que se ofertan requieren tener experiencia en puesto similar de uno o varios años.

La sociedad avanza y las empresas se reciclan a la par para no quedarse obsoletas. Últimamente, entre las habilidades más demandadas se encuentran las ganas, una actitud proactiva y el compromiso. ¿Cómo podemos medir estas características si no aparecen en el CV? ¿Cómo podemos saber que el candidato que se incorpora a una organización va a aportar compromiso y proactividad? Y lo más importante… ¿Cómo vamos a mantenerlo en el tiempo?

Cuando se realizan entrevistas, mediante esas preguntas que tanto terror causan a los candidatos, se miden estas cualidades y características, cuando preguntamos cómo han sido capaces de resolver una situación problemática por ejemplo con un cliente, podemos medir ese grado de compromiso y por consiguiente, la proactividad.

Bienvenido, ya estás dentro

Cuando un candidato se incorpora a una empresa pasa un proceso de acogida, para que conozca todos los procedimientos y forma de trabajar que hay en ese lugar donde a partir de ahora va a pasar mucha parte de su tiempo. El periodo de adaptación es muy importante para sentar las bases, que la persona encaje y se haga a su puesto de trabajo por las especificaciones del mismo y para ello ¿qué se requiere? Compromiso de la persona.

Todos somos conscientes de que tener una actitud proactiva es esencial para poder optar a cualquier puesto de trabajo y que si somos candidatos con actitud y ganas seremos ese que las empresas quieren tener en la suya. Conseguir a alguien que aporte sus conocimientos previos, ganas, que se forme y que entregue su lealtad está premiado en el mercado laboral.

Cuando los problemas se manifiestan, la experiencia y las tablas aportan mucha ayuda, pero mostrar una actitud positiva para solucionarlos hace que la dificultad se reduzca. Un empleado fidelizado es una solución cuando las malas circunstancias afloran. Quizá no aporte mucha experiencia previa, pero si tiene ganas, actitud y compromiso debe retenerse para evitar la llamada “fuga de talentos”.

El desarrollo de un empleado y su crecimiento

Cuando una persona se siente comprometida con lo que hace, trabaja por mejorar sus características día tras día, buscando soluciones y aportando creatividad para la consecución de los objetivos comunes.

En el desempeño de las tareas diarias pasamos por muchos tipos de situaciones. Como siempre se dice, hay días buenos y malos, situaciones más o menos fáciles a sortear, buen rollo o discusiones, pero todo solucionable.

¿Qué hace la empresa para mantener el compromiso de un trabajador?

La motivación es uno de los elementos más importantes para que un trabajador no pierda su rendimiento, pero no hablamos de motivación con la famosa “palmadita en la espalda” sino con actitudes que hagan sentir a las personas que componen el equipo que son importantes por el hecho de pertenecer a la organización.

La realidad es que cada persona tiene una serie de necesidades, es decir, sus propias motivaciones, que la empresa debe atender y no dejar de lado. Analizar a los empleados y saber cómo se puede motivar a las personas es clave para que el desarrollo personal y profesional de los mismos sea todo un éxito.

Si todo se convierte en exigencia y el llamado “palo”, el rendimiento y la productividad bajan y provoca en el empleado una actitud de rechazo y pérdida de compromiso.

Es muy importante tener en cuenta que los empleados tienen sentimientos y que cuando se toman reprimendas hacia ellos, especialmente de forma escrita, como suelen ser correos electrónicos, donde no sabemos ni el tono ni la forma que se quiere utilizar realmente, puede ser muy dañino para la persona que lo recibe, especialmente cuando no ha tenido ni tan siquiera la oportunidad de expresarse y dar su opinión acerca de una cuestión o un asunto.

El mejor lugar para trabajar

Últimamente se realizan varias encuestas que miden la cultura corporativa y la satisfacción de los empleados en las empresas. Aunque no todas entran en el ranking, es verdad que hay empresas que trabajan por la motivación y el compromiso de sus empleados y es entonces cuando hablamos de buenos lugares para trabajar. ¿Por qué? Porque al final es donde los empleados pasan gran parte de su tiempo con otras personas compartiendo parte de su vida y si no tenemos esa motivación, esa carrera se hace imposible.

Cuidar a los empleados no se basa solo en premios materiales, sino en mostrar apoyo frente a circunstancias difíciles y duras, especialmente cuando se trata de relaciones de carácter bidireccional empresa-cliente, donde el cliente aprieta y ofrecerle situaciones a su gusto en ocasiones es complicado.

En definitiva, mantener el compromiso de los trabajadores no es tarea sencilla. Encontrar personas comprometidas y proactivas ahora mismo es muy difícil, por lo que cuidar al personal se traduce en una necesidad para la supervivencia de cualquier negocio que pongamos en marcha o queramos mantener en el tiempo. 

Sobre Mercedes Poyato

Grado en Turismo y Máster en Recursos Humanos y Relaciones Laborales.  Técnico en Orientación Laboral.

¿Quieres hacer un curso con Mercedes Poyato ? apúntate aquí

Add comment