×

Mensaje de error

  • Unable to connect with the reCAPTCHA server (www.google.com): 110: Connection timed out
  • Unable to connect with the reCAPTCHA server (www.google.com): 110: Connection timed out
  • Unable to connect with the reCAPTCHA server (www.google.com): 110: Connection timed out

Dictamen del CES Europeo sobre el futuro del trabajo

Añadir nuevo comentario

El Comité Económico y Social Europeo publicó el pasado 15 de marzo un importante dictamen titulado “El futuro del trabajo: La adquisición de los conocimientos y competencias necesarios para responder a las necesidades de los futuros empleos” a instancia de la Presidencia búlgara, cuyos ponentes han sido Cinzia del Río y Milena Angelova.

En este artículo quiero hacer referencia a este dictamen, su oportunidad y el acierto que supone para el CES Europeo plantearse su contenido, ante el escenario que se presenta con las tecnologías disruptivas de la cuarta revolución industrial, la digitalización y la robotización, sus rápidas transformaciones, tanto en las empresas como en el sector público, y el impacto trascendental en los sistemas de producción, las condiciones de trabajo y los modelos organizativos del mercado laboral y en la sociedad en general.

El dictamen reconoce que esta nueva revolución industrial tiene el potencial de mejorar la productividad y la calidad de vida y de trabajo. Para ello, es necesario que vaya acompañada de una buena combinación de políticas destinadas a lograr un crecimiento integrador y sostenible impulsado por la innovación. Si esto se consigue el impacto en el empleo será formidable: se crearán puestos de trabajo nuevos, algunos empleos se transformarán y otros serán sustituidos a un ritmo rápido. En ese sentido, una educación básica de calidad así como una formación, un aprendizaje permanente, una mejora de las competencias y un reciclaje profesional eficaces y de alto nivel serán los instrumentos necesarios para aprovechar las oportunidades de empleo del futuro y promover la competitividad empresarial.

El dictamen incide en que para poder prepararse y responder a estos rápidos cambios tecnológicos y digitales, el CES Europeo, habida cuenta del principio de subsidiariedad, pide a la Comisión Europea y a los Estados miembros que diseñen políticas específicas y adopten medidas concretas para mejorar y adaptar correctamente sus sistemas de educación y formación, diseñar conjuntamente estrategias nacionales sobre competencias y reconocer el derecho a una formación adecuada de los grupos de personas y trabajadores de todas las edades y de todos los sectores.

Algunas de las propuestas formuladas son las siguientes:

En primer lugar, una garantía de que todos los ciudadanos de la Unión pueden acceder en condiciones de igualdad a una educación infantil de calidad, así como el establecimiento de nuevos valores de referencia comunes sobre educación y formación para cerrar las distintas brechas entre los países de la Unión y reforzar la cohesión.

En segundo, la necesidad de reorientar la educación y la formación y el refuerzo de los sistemas de educación y formación profesionales para garantizar la rápida adquisición de las capacidades necesarias.

En tercer lugar, el apoyo a la negociación colectiva y al diálogo social, en consonancia con los sistemas de relaciones laborales nacionales, para ser capaces de anticipar y adaptar las capacidades a los avances tecnológicos y digitales y desarrollar la formación en el empleo.

En cuarto, el fomento de la interacción entre las instituciones educativas y las empresas, así como el inicio de una ofensiva de cualificación para apoyar la digitalización creciente de los mercados de trabajo.

Quinto, el desarrollo de nuevas medidas, como los incentivos basados en los resultados, la creación de nuevos mecanismos de seguimiento para evaluar los resultados conseguidos en materia de cobertura del aprendizaje digital y permanente, el intercambio y la ampliación a escala de la Unión de la recopilación de las mejores prácticas nacionales relacionadas con el acceso y la participación en la formación, el permiso de formación, etc, para incluir a todas las personas en los programas de formación, tanto a los que buscan un empleo como a los trabajadores, prestando especial atención a los trabajadores adultos y con baja cualificación.

Sexto, la garantía de una oferta de formación, y de participación en la misma, para todos, de tal modo que se pueda simultáneamente mejorar el rendimiento de las empresas y el crecimiento personal y profesional de los trabajadores, y la extensión de la cobertura a los empleos atípicos[1]; idealmente, debería examinarse si este derecho de formación individual debería ser transferible, es decir, si las personas deberían poder transferirlo cuando cambian de empresario o de país.

Séptimo, la adopción de medidas para comprobar si son necesarias disposiciones y, en tal caso, cuáles para establecer el derecho a tiempo libre de formación remunerado, y la consideración de la conveniencia de adoptar medidas a escala de la Unión con vistas a que las buenas prácticas en el ámbito de las normas mínimas relativas al derecho a permisos de formación se conviertan en prácticas habituales en algunos Estados miembros[2].

Octavo, el establecimiento de un sistema europeo homogéneo de evaluación y validación del aprendizaje no formal e informal.

Noveno, la inversión a escala de la Unión, con fondos específicos, para acompañar la transición y el establecimiento de nuevos criterios basados en resultados para la asignación de dichos fondos;

Y por último, el impulso de los intercambios laborales entre empresas para respaldar las oportunidades de «intercambio de cerebros» y la creación de plataformas para compartir información y mejores prácticas.

Según el CES Europeo, la opción ganadora consiste en complementar las competencias, no solo las digitales, sino también las competencias básicas, técnicas y no técnicas, lo que requiere sistemas educativos eficientes y docentes bien preparados. En un momento como el actual en que se habla en España de un “pacto educativo” y de un “pacto por el empleo”, las propuestas del CES Europeo deben ser tenidas muy en cuenta. Pueden abrir espacios para el necesario consenso.

* AFEMCUAL, Asociación Española para el Fomento de las Políticas Activas de Empleo y las CUALIFICACIONES

 

[1]

             [1] DO C 173 de 31.5.2017, p. 45.

[2]

             [2] DO C 13 de 15.1.2016, p. 161.

Etiquetas: 

Sobre Elías Amor Bravo

Presidente de AFEMCUAL, Asociación Española para el Fomento de las Políticas Activas de Empleo y las Cualificaciones. Especialista en cualificaciones y políticas activas de empleo. Director general de FP (1998-2005) y director de la Fundación FSVE (2005-2013).

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter