Descartar currículums por edad es renunciar al talento

Añadir nuevo comentario

Amancio Ortega abrió su primera tienda de Zara en 1975 cuando tenía 39 años y fundó Inditex en 1985, a la edad de 49 años. Dejó la Presidencia en 2011 con 75 años.

Jeff Bezos fundó Amazon en 1995 con 34 años. Y hoy con 53 años, sigue en activo, dirigiendo la principal empresa de e-commerce a nivel mundial.

Angela Merkel llegó a la Cancellería alemana con 51 años. Ahora tiene 63. Theresa May puso los pies en el parlamento británico con 41 años y en 2016 fue nombrada Primera Ministra con 60 años.

¿Por qué te hablo de estas personas? Porque son ejemplos de que puede ser mayor y trabajar. Se puede ser mayor, estar comprometido con la empresa y llevarla a lo más alto. Se puede ser mayor y mujer y trabajar como un hombre de 30 años.

Sin embargo, en España el año de nacimiento y el género siguen siendo un dato fundamental para descartar candidatos en los procesos de selección.

Hay viejóvenes, viejunos y gente con 60 años con una vitalidad y energía que tumba a los de 25 años. Y es que la edad mental no necesariamente se corresponde con la edad biológica.

Tristemente, en las empresas del siglo XXI tan talentosas, tan digitales y tan felices, siguen estando muy presentes esos viejos prejuicios relativos a la edad o género, cuando lo importante es la actitud, la mentalidad y las habilidades de cada uno.

Si eres joven quedas descartado porque no tienes experiencia laboral. Si pasas de los 35 años, tienes demasiada experiencia. Pasados los 40 no eres apto para trabajar por considerarte un anciano laboral.

Por otro lado, tenemos a las mujeres a quienes no se contrata porque tienen hijos (que yo me pregunto: ¿los hombres no son padres?).

Nos ponemos a descartar, a eliminar y al final ¿quién trabaja en este país? ¿solo los de 30 a 34 años?

Somos algo más de 46 millones de españoles en total. La franja de edad entre 30 – 34 años es solo el 5,8% de la población, unos 2,5 millones de personas. Mientras que el grueso de la población en edad de trabajar es mayor de 35 años. (Ver pirámide población España 2018)

La calidad y esperanza de vida han aumentado en las últimas décadas, colocando a España en el top 5 de los países más longevos del mundo (80,3 años hombres y 85,6 años mujeres).

De hecho, en un siglo se ha duplicado la esperanza de vida. Mientras que hacia 1930 la población fallecía con apenas 40 años, ahora estás a mitad de la vida con esa edad y te quedan al menos 25 años para jubilarte. (Ver gráfico evolución esperanza vida España)

Va siendo hora de echar abajo los prejuicios de edad a la hora de seleccionar personal para la empresa.

Un anciano laboral mayor de 35 años senior tiene todavía mucho que aportar a las empresas: experiencia, saber hacer, templanza para lidiar con personas o clientes difíciles o en momentos de crisis, conocimiento de otras culturas empresariales (p.ej. de la competencia), capacidad de análisis y toma de decisiones estratégicas, compromiso, deseo de permanencia y estabilidad.

En Japón lo saben. Allí los seniors son los más valorados y apreciados por las empresas porque transmiten el conocimiento acumulado en su bagaje laboral a los compañeros más jóvenes.

La transformación digital no es un freno ni una “justificación” para dejar de contratar a cuarentañeros, cincuentañeros o sesentañeros. El analfabetismo digital no tiene nada que ver con la edad biológica sino con la curiosidad intelectual y con querer aprender nuevas cosas y adaptarse a los cambios. No se es más digital por ser milennial, hacerse selfies y publicarlos en Instagram o Facebook.

En esta época de transformaciones hay algo que nunca cambiará: el que tiene talento, lo tiene sea cual sea su año de nacimiento o género.

Puede ser a los veintitantos años como Mark Zuckenberg de Facebook, a los 30 como Bill Gates cuando lanzó Microsoft Windows, a los 50 como Amancio Ortega de Inditex o los 60 años como Coronel Sandes cuando fundó sus franquicias de KFC.

También se puede trabajar, siendo madre y mayor de 40 años, como Fuencisla Clemares nacida en 1974, madre de 3 hijos y Directora General Google España y Portugal. Otro ejemplo, es Pilar López Álvarez, nacida en 1970, madre de gemelos y Presidenta de Microsoft España (47 años). Qué coincidencia que ambas trabajen en empresas extranjeras ¿no?

Que un seleccionador o reclutador descarte currículums por edad y/o género, evidencia una cultura empresarial y valores anticuados, impactando de forma muy negativa sobre el “employer branding” de la organización.

Sobre Esther Carretero

Licenciada en Estudios Internacionales e Iberoamericanos. Con dilatada experiencia laboral en el extranjero y en empresas multinacionales. Disfruto viajando y conociendo otras formas de vida, culturas y costumbres.

¿Quieres hacer un curso con Esther Carretero ? apúntate aquí

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter