De rumores y amigos

Añadir nuevo comentario

En un mundo de artificios, frío como el acero y efímero, los rumores pueden destruir reputaciones y amistades en menos que canta un gallo. Sin matices ni razones, hacemos nuestras tales habladurías para defenestrar al protagonista de la macabra obra.

  • ¿De rumores va el artículo?
  • Pues sí, de rumores, falacias y comentarios

En este mundo selvático, ante esa tormenta de mentiras, apenas nos detenemos un instante, no recapacitamos y somos capaces de quebrar vínculos duraderos con tal de dar pábulo a esos chismes tremendos que nos llegan por bocas envidiosas. ¡Sabes que es cierto! Los rumores, los bulos, la crónica rosa de un día a día sin contratiempos donde la distracción o el sufrimiento de terceros están en toda la pompa.

Si queréis pruebas mirad la televisión y comprobad el daño que hacen esos rumores en la sociedad. Sin fuentes fiables, sin comprobar los términos, sin pararnos a pensar en las consecuencias. Tan sólo movidos por el placer del sufrimiento gratuito y la desolación de un hogar, antaño respetable. Pues, que no nos quepa la menor duda, existen personas que disfrutan haciendo daño, destruyendo y amargando la existencia.

En nuestro trayecto nos hemos encontrado a personas que nos han dado la espalda destruyendo expectativas que teníamos creadas falsamente. La vida es así, muy poca gente se preocupa de los demás y existen pocos amigos verdaderos que intentan poner un grano de arena.

  • ¿Ahora quieres hablar de los amigos?
  • Cierto, de los pocos que existen realmente.

Realmente los amigos verdaderos brillan por su ausencia y lo podemos comprobar en los malos momentos. Puedes ver que cuando estás pasando una mala racha pocos se arriman a tu árbol (pero buenos). Suelen existir muchos amigos falsos y estos hacen más daños que los enemigos.

Una vez leí una frase que me encantó: “Los amigos se cuentan siempre dos veces. En las buenas para ver cuántos son y en las malas para ver cuántos quedan”. ¿Acaso me equivoco?

Por eso, porque realmente son pocos los amigos verdaderos, no podemos dejar que los rumores rompan esos lazos. Los amigos sinceros son nuestro aliento y nuestro ánimo, y no debemos echar a perder una amistad por un error vacío. La amistad es algo invaluable, nunca la perdáis por algún comentario sin fundamento.  Ante esas tempestades de chanzas y dislates, ante tanta marrullería dialéctica, lo mejor es aplicar el triple filtro de Sócrates para detectar y detener esos insanos rumores.

TRIPLE FILTRO

En la antigua Grecia, Sócrates, fue famoso por su sabiduría y por el gran respeto que profesaba a todos. Un día, un conocido se encontró con el gran filósofo y le dijo:

  • ¿Sabes lo que escuché acerca de tu amigo?
  • Espera un minuto –replicó Sócrates- Antes de decirme nada, quisiera que pasaras un pequeño examen. Yo lo llamo el examen del triple filtro.
  • ¿Triple filtro? –preguntó el otro.
  • Correcto –continuó Sócrates- Antes de que me hables sobre mi amigo, puede ser una buena idea filtrar tres veces lo que vas a decir. Es por eso que lo llamo el “Examen del triple filtro”
  • “El primer filtro es la VERDAD”: ¿Estás absolutamente seguro de que lo que vas a decirme es cierto?
  • No –dijo el hombre- realmente sólo escuche sobre eso y...
  • Bien –dijo Sócrates- entonces realmente no sabes si es cierto o no. Ahora permíteme aplicar el segundo filtro, el filtro de la BONDAD: ¿Es algo bueno lo que vas a decirme de mi amigo?
  • No, por el contrario...
  • Entonces, deseas decirme algo malo de él, pero no estás seguro que sea cierto. Pero aún podría querer escucharlo porque queda un filtro, el filtro de la UTILIDAD:¿Me servirá de algo saber lo que vas a decirme de mi amigo?.
  • No, la verdad que no.
  • Bien –concluyó Sócrates- Si lo que deseas decirme no es cierto, ni bueno e incluso no me es útil,...¿ para que querría o saberlo?

Usa este triple filtro cada vez que oigas comentarios sobre alguno de tus amigos cercanos y seres queridos. Y nunca te olvides de sonreír ni de hacer camino, pues la vida es eso. 

Sobre José Carlos Mena Sánchez

 

¿Quieres hacer un curso con José Carlos Mena Sánchez ? apúntate aquí

Add comment