De la reactividad a la proactividad

Añadir nuevo comentario

Sólo triunfa en el mundo quién se levanta y busca las circunstancias, creándolas si no las encuentra                   

George Bernard Shaw

Vuelve septiembre y, para aquellas personas que están paradas en desempleo, profesionales sin clientes, o quieran “cambiar de aires”, vuelve también el proceso de búsqueda de empleo. Como ya he comentado en más de una ocasión, estoy más que convencido de la pertinencia del “trabajar para que te encuentren” basado en estrategias 2.0, de marca personal, posicionamiento, propuesta de valor, red de contactos …, frente al tradicional “perseguir las ofertas”, ya que la mayoría (por encima del 80%) no se publican y, el “cazar” alguna, por ejemplo vía portales de empleo, se convierte en una misión imposible harto complicada. Sin embargo, también soy consciente de que, para muchas personas, los portales de empleo, y entre ellos Infojobs, continúan siendo la opción preferente, amén de efectiva, para según qué sectores y ocupaciones profesionales. Pues bien, ya que vamos a optar por esta vía, vamos a hacerlo en las mejores condiciones, de manera que aumenten las posibilidades de resultar la opción elegida. Evidentemente y, para empezar, hemos de tener un perfil bien configurado: en este artículo, te dejo con algunas pistas que te pueden ayudar.

Vale, una vez realizado lo anterior, vamos a repasar algunas reglas, más allá del tradicional esperar, esperar y desesperar, o lo que es lo mismo el “eterno estado en proceso”, que conviene tener claras una vez que descubras una oferta de empleo que te interese -en la que por supuesto encaje tu perfil- y te hayas inscrito en la misma (olvídate de hacerlo en una que esté muy alejada de tu zona geográfica a no ser que “modifiques” tu domicilio):

  • Aprovecha el nombre de la empresa reclutadora, si es que aparece (en algunas ocasiones no tendrás acceso al mismo) y trata de averiguar si tiene página web. En tal caso podrás optar por ver si la oferta también está “colgada” en la misma (apartado “ofertas de empleo” o similar), e inscribirte allí también. Si no está publicada, busca el apartado “trabaja con nosotros” o similar, o una dirección de correo electrónico (mejor si es del departamento de recursos humanos, y distinta a info@), y presenta tu autocandidatura (en este sentido hay mucha información en internet de cómo hacerlo de forma adecuada). Tu CV pasará a formar parte de su base de datos y, quién sabe, quizás ocupes un  lugar preferente frente a otros candidatos.
  • Otra opción pasa por llamar a la empresa, una vez que te has inscrito en la oferta, e interesarte por cómo va el proceso de selección. Incluso, puedes pasarte por la misma y dejarles el CV en persona, a la par que te interesas por el proceso de selección que tienen abierto en el portal de empleo (si es posible hablar con el responsable del personal, mejor que mejor).
  • Aprovecha tu red de contactos. Investiga si conoces a alguien que te pueda “facilitar” el acceso a la empresa, que te pueda servir de llave para el acceso a la misma. En este sentido, entendiendo que ya tienes configurado tu perfil en LinkedIn, aprovecha las posibilidades que te ofrece esta red profesional, para ir acercándote poco a poco a la empresa en cuestión. Presiona sobre la lupa del buscador (búsqueda avanzada), y aprovecha las distintas opciones: Gente, Empleos, Empresas, Grupos y Universidades. Clica en la página de búsqueda avanzada “Gente” y aprovecha los distintos criterios de búsqueda. Empresa actual: introduce la empresa de la oferta (has de elegir una de las opciones de autocompletado, es decir, no la puedes escribir directamente). Palabras clave: aprovecha para escribir en el apartado “Título” , por ejemplo “Director de RRHH” (vete probando, con otros puestos). Utiliza el apartado “Ubicación” para contextualizar la búsqueda al entorno de la oferta en cuestión. Recuerda que la herramienta va a buscar dentro de tu red (primer, segundo y tercer nivel de relación)  y que, ninguna cuenta (tampoco las Premium) tienen acceso al 100% del universo de LinkedIn..
  • Una vez que tengas identificados a tus “contactos objetivo” que pertenecen a la empresa en cuestión, si son de primer nivel, el acceso será sencillo, mientras que si son de segundo o tercer nivel, habrás de ver qué contactos de primer nivel te pueden servir para presentarte a aquellos. Ten en cuenta que a la hora de enviar una solicitud para conectar, has de hacerlo de forma personalizada. Si tu red de contactos de primer nivel es “real”, es decir, son contactos a los que conoces fuera de lo on line, piensa que serán los contactos de éstos (o lo que es lo mismo, tus contactos de segundo nivel) los que te acercarán a más opciones laborales. Aprovecha a los primeros para que te presenten a los segundos o, en su defecto, envíales una invitación, como ya se ha comentado, personalizada (no las malgastes, sólo puedes enviar 5.000). No te dediques a coleccionar contactos, ya no por el límite que impone la herramienta, fijado en 30.000, si no porque la red de contactos de LinkedIn se ha de entender como una vía para llegar a nuestra(s) empresa(s) objetivo, para fortalecer -a través de una recomendación- nuestra candidatura, para mostrarnos más proactivos en la búsqueda de empleo, en definitiva, como vía de aproximación a nuestras aspiraciones profesionales a través de la gestión efectiva de nuestra red de contactos.
  • Una vez que hayas realizado el trabajo anterior, puedes avanzar en el proceso de “seducción” de aquellas personas que trabajan en tu(s) empresa(s) objetivo, por ejemplo demostrando que estás al día de “lo que se cuece” en tu sector, compartiendo información, artículos …, propios o de terceros para, poco a poco, ir tomando posiciones de cara a posibles oportunidades laborales que se pudieran presentar.
  • Además de LinkedIn, aprovecha otras redes sociales para tratar de acercarte a tu empresa objetivo. Twitter, Facebook y beBee también te pueden servir para obtener información, y para demostrar tu valía. Cuidado con lo que muestras, tu reputación está en juego.

El trabajo anterior va a suponer un  avance cualitativo de donde estabas “a  la espera” a dónde estarás después “Top on Mind” de tu red de contactos. La labor posterior será diaria, de compartir, colaborar, conversar, solicitar información, pedir opinión, etc., una labor que habrá de huir de la crítica, del abordaje sin cuartel, del dar pena, de pedir empleo ..., en definitiva, una labor que, entre otras, se va a apoyar en la gestión de tu red de contactos como vía principal y mayoritaria de acceso al empleo.

“Se audaz y astuto en tus planes, firme y perseverante en su ejecución, decidido en encontrar su glorioso final”                                               

Carl von Clausewitz

¿Qué otras estrategias utilizas una vez que te has inscrito en una oferta de un portal de empleo?

¿Crees que los portales de empleo continúan siendo una opción válida?

Sobre Máximo Peñas Bautista

Add comment