Date una nueva oportunidad

Añadir nuevo comentario

Una manera romántica de ver la vida es pensar en cada día como una nueva oportunidad. Cada día el sol se levanta y empieza su andanza. No importa si estamos en invierno, si amanece nublado o tenemos días de poca luz. Allá en el cielo siempre va a estar él.

Nuestros relojes, calendarios y gadgets relacionados con el tiempo también nos ofrecen una nueva oportunidad. Un día de 24 horas nuevecito para que lo aprovechemos. Atrás quedaron los errores y lo que dejamos de hacer ayer. Hoy va de nuevo.

Y mañana será igual. Y pasado mañana. Y así hasta que el Creador, el universo, el azar o quien creás que te puso acá lo decida. Mientras haya vida, habrá esperanza y nuevas oportunidades.

No quiero meterme en el tema de las consecuencias de nuestros actos del ayer. En algún momento tendremos que pagar la factura que hemos ido llenando a hoy. De eso no hay escapatoria, así que no pasa nada. Prefiero pensar que quien me lee lo tiene claro y más bien está enfocado en intentar ser mejor de lo que es, en aprovechar bien el tiempo y las nuevas oportunidades que tenemos en nuestro andar. 

Hay un par de sugerencias que quiero compartir al respecto. ¡Es que son tantas oportunidades que hay que me parece una pena que se nos escapen sin hacer nada con ellas!

1) Creá tu suerte. Por esa razón es que existe el autoempleo o el emprendurismo, ya nadie anda en un coche Ford Modelo T de color negro y el ser humano ya está pensando en llegar a Marte. Cuando alguien nos rechaza, nos desprecia o se nos presenta un obstáculo o un desafío, nos brinda una oportunidad de superarnos a nosotros mismos. ¿Qué es eso de quedarnos resignados solo porque el dueño de la Ford nos dice que solo va a hacer coches negros? Pues nada, que nos hacemos nosotros nuestro propio coche, con el estilo y color que nos da la gana. ¿Que tu ex empresa te despidió? Nos buscamos otra o nos autoempleamos, ¡y listo! Quien pierde es ella, no nosotros. Aprendamos a crear nuestra propia suerte, a tomar el volante de nuestra vida y a ir a por todas.

2) Si te da miedo hacerlo, hacelo con miedo de todos modos. No hay mucho que ampliar aquí, es hacerlo y punto. Aprovechar cada nuevo día, cada nueva conversación, cada nueva oportunidad que se nos presente. Intentar hacerlo mejor esta vez.

El pasado 21 de agosto, a las 16:35 hora de Costa Rica, nació Julissa, mi hija. En otras ocasiones he escrito sobre Josué, mi hijo mayor, y algo de lo mucho que me ha enseñado. Ahora viene Julissa a traer más luz y amor a mi vida y, como un nuevo amanecer, a darme una nueva oportunidad de tratar de ser mejor padre para ella y su hermano mayor, de ser un mejor esposo para Grettel, de ser un mejor amigo para mis amigos y familia y de ser un mejor profesional para mis clientes y colegas.

Celebro la vida de mi hija y agradezco por una nueva oportunidad para tratar de hacerlo bien. ¡Y espero que también vos, mi amigo y amiga que me leés, podás tener muchas nuevas oportunidades para buscar tu mejor versión! 

Sobre Fabrizzio Ponce Villarreal

Add comment