Da un cambio a tu vida

Añadir nuevo comentario

Quieres un cambio en tu vida, pasar de donde estás ahora a otro punto diferente. ¿Qué buscas? ¿Qué esperas? y sobretodo: ¿Quién eres?

Obsérvate, y mira quién eres, conecta contigo. Se trata de que te mires en un espejo, en tu espejo, y te veas tal y como eres y te tengas en cuenta.

¿Qué partes de ti te gustan? ¿Por qué? ¿Esas partes de ti las ven los que te rodean, hablan de esas cualidades, características o capacidades los demás? ¿Sacas a la luz esas partes que te gustan?

¿Cuáles son tus sombras, esas partes de ti que te gustaría cambiar? ¿Qué peso tienen esas partes en tu vida? ¿Cómo influyen esas sombras en ti a la hora de tomar decisiones? ¿Te condicionan a la hora de tomar decisiones?

¿Sabes cuáles son aquellos elementos de ti en los que te miras cuando las cosas van mal? ¿Sabes a lo que agarrarte para encontrar tu estabilidad?

Piensa en una persona que conozcas a la que veas muy segura de sí misma y con éxito en la vida. Ese tipo de personas tienen puntos fuertes y débiles, partes de ellos que les gustan y otras que no. Posiblemente en su día a día se mueven más por sacar afuera aquellas partes de sí que les gustan más, aumentan su seguridad y su confianza tanto en ellos mismos como en el entorno que les rodea, transmiten ilusión y son fuente generadora de emociones positivas.

Creemos conocernos a nosotros mismos, y muchas veces nos pasamos gran parte del tiempo mirando hacia fuera, mirando hacia los demás, hacia nuestro entorno. Muchas veces no nos reconocemos a nosotros mismos en una situación concreta, nos dejamos llevar por el piloto automático sin ser conscientes de cuáles son las emociones que estamos sintiendo en una reunión de trabajo, en una comida de empresa o en una primera cita.

Haz que el protagonismo de todos esos acontecimientos esté en tu interior. Tú eres capaz de observar cómo te sientes y de conocer qué buscas en cada situación concreta, para así adaptar tu comportamiento para obtener el mejor resultado en forma de vivencia que te acerque a la felicidad y al bienestar, conectando con tu entorno. Aquello que buscas no tienes que esperarlo, tienes que sentirlo.
¿Qué cambios quieres en tu vida? Si esos cambios tuvieran lugar, ¿qué aportarían a tu vida? ¿Cómo te sentirías?
¿Qué hay de tus metas? ¿Cuáles son? ¿Qué sientes cuando piensas que esa meta se ha hecho realidad?
Tu manera de pensar, de actuar y comportarte es fundamental, porque cuando sabes cuáles son tus puntos fuertes, las cosas que suceden a tu alrededor, te sirven de trampolín para crecer y evolucionar, para hacerte más fuerte y conocerte mejor.

Si buscas un cambio, comienza por pensar en positivo, por sentir aquello que buscas. Tú puedes construir tu propia realidad, abierta. Sé que pensar en positivo supone un esfuerzo, porque no nos han enseñado a pensar así y muchas veces lo confundimos con ser frívolos, pero nada más lejos de la realidad. Las oportunidades suelen venir de la mano de mirar hacia adelante, estar despiertos y tener esperanza, ilusión y la convicción de que lo que hagas hoy va a construir tu futuro.

Considera la posibilidad de que puedes alcanzar esas metas, a través de los cambios que puedes llevar a cabo y que dependen de ti.
Cambia formas de pensar para encontrar soluciones diferentes a los problemas habituales, simplifícalos, no te preocupes en exceso, confía más en ti y en los demás para que tu entorno confíe más en ti. Necesitas mucha fuerza de voluntad para poder retirar todas las creencias limitantes que te llevan a pensar que no puedes, a escuchar más las voces positivas que las voces críticas de las personas que te rodean a la hora de valorar tus posibilidades. ¿Te has dado cuenta que muchas de las personas que te dicen que no puedes hacer algo no te conocen tan bien como tú a ti mismo? ¿Qué peso das a las opiniones de los demás? ¿Qué te impide hacer algo?

Todos hemos escuchado: “Yo no estoy preparado”, “esto no es para mí”. Si crees que no vas a ser capaz, no eres capaz. Cambia esa manera de pensar y desde la confianza en ti impulsa los cambios necesarios para que esas metas comiencen a ver la luz. Cuando veas que eres capaz de lograr la primera meta irás a por la segunda porque tu motivación, confianza en ti y en los demás y tu ilusión se multiplicarán
Si quieres un cambio en tu vida, piensa en tus metas, si merecen la pena y en qué tienes que hacer para conseguirlas. Diseña un plan de acción, confía en tus posibilidades, rodéate de personas que sean facilitadoras de esos cambios, que te ayuden y animen y da un primer paso, se constante y disfruta de los descubrimientos que vas a realizar.

El cambio en tu vida está en tu mano.

 

Sobre Fernando Álvarez

 

Psicólogo colegiado y Máster en Prevención de riesgos laborales en las especialidades de Ergonomía y Psicosociología aplicada, Higiene Industrial y Seguridad en el trabajo.

¿Quieres hacer un curso con Fernando Álvarez ? apúntate aquí

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter