Cuando el SÍ es parte de tu éxito

Añadir nuevo comentario

El éxito se construye a base de decir sí. 

 

Cuando te sorprendes por cómo algunas personas que te rodean consiguen objetivos, alcanzan sus metas y logran éxito, mientras tú sigues estancado y te preguntas, pero… ¿cómo lo han hecho?

Si es ahí cuando te dejas arrastrar por esos pensamientos derrotistas y negativos del tipo:

  • Qué suerte ha tenido...
  • Estaba en el lugar adecuado en el momento oportuno…
  • Como tiene dinero se puede permitir hacer ese master en esa prestigiosa escuela de negocios…
  • Ese está enchufado…

Y creencias de ese estilo que te dices a ti mismo para justificar el éxito y los logros que consiguen los otros, siento decirte que te equivocas. Que lo que los distingue no es una serie de casualidades u oportunidades que parece que aparecieron por arte de magia en sus vidas. No, lo que los distingue es su actitud.

Qué han hecho que tú no haces

En primer lugar no decir NO a las oportunidades que se les presentan. Si algo he aprendido es a decir que SÍ a las oportunidades que se me han ido presentando, a pesar de lo nerviosa que me podía sentir y la ansiedad que me pudiera generar la situación, eso era síntoma inequívoco de que la experiencia iba a merecer la pena y que algo útil iba a aprender o que algo bueno iba a suceder.

El éxito entonces no se trata de quién eres, sino de lo que haces. Las cosas hechas con esfuerzo tienen recompensa, lo rápido y fácil carece de valor. Tú eliges…

Piensa que si siempre dices no, es probable que no te ofrezcan más oportunidades en un futuro. El éxito suele atraer más y mejores oportunidades. Escucho a menudo hablar de que la gente debe estar preparada para el fracaso, pero rara vez he escuchado que se preparen para lo que harán cuando tengan éxito. Incluso cuando conscientemente queremos tener éxito, disfrutar de ese éxito pude ser un desafío.

¿Siembras para recoger o esperas recoger sin siembra?

  • Deja que tu visión sea amplia y positiva. Ten claros tus objetivos.
  • Cruza la línea del miedo.
  • Ten un plan. Analiza lo que vas a hacer, cómo, cuándo y dónde. Y mide los resultados que vas obteniendo.
  • Concéntrate en lo que harás más que en lo que no harás.
  • Sé disciplinado porque eso te hará ser poderoso.
  • Concéntrate en mejorar. Vislumbra tus metas como oportunidades de mejora y aprendizaje.
  • Enfócate. Visualiza tu éxito. Visualiza cómo harás que suceda.
  • Sé humilde y agradecido.

Si esperas tener éxito con tu cosecha sin antes haber plantado las semillas, no te sorprendas si de este modo tienes menos posibilidades de alcanzar tus metas. Céntrate en mejorar más que en ser bueno. Y di

Sobre Olga Ferrera

Psicopedagoga y Ms. en Dirección de RRHH (Univ. Oviedo). Habilidad en gestión de personas y proyectos, con experiencia en liderar equipos de trabajo, destacando la empatía y la facilidad de trato.

Add comment