Crecimiento personal: moda o utopía

Añadir nuevo comentario

Si usted ya tomó una decisión dio el primer paso. Pero la decisión sin acción no sirve para nada.
 

El crecimiento personal se puede tomar como un tema de moda, el sabor del mes o una lucrativa opción para generar múltiples títulos de éxitos de librería.
Cualquiera de las anteriores está bien para comenzar a caminar en el crecimiento o desarrollo personal. Sin embargo, por sí sola la decisión de desarrollarnos o crecer personalmente no nos llevará muy lejos. La decisión sin acción no sirve para mucho. A decir verdad, no sirve para nada.
Cuando nos involucramos con la idea de querer llevar a cabo nuestro crecimiento personal tenemos que analizarnos hacia adentro y no tanto hacia afuera. Entran en juego altas dosis de introspección, un término que se refiere al análisis de nuestra propia consciencia y de nuestras actitudes para reflexionar sobre ello y luego ponernos manos a la obra (acción). La decisión con acción es lo que nos coloca en la autopista del crecimiento personal.
¿Pero tendrá sentido hablar del ser en una época donde pareciera que importa más el hacer y el tener? No sé si a ustedes les sucede, pero lo normal que uno escucha en las personas que lo rodean es: “Quiero tener una casa más hermosa y cómoda”, “deseo viajar y conocer otros países ”, “quiero cambiar de vehículo por uno más moderno”, “deseo terminar la universidad”, “espero poder cambiar de trabajo en los próximos meses”.
Todos los anteriores son deseos enfocados en el hacer y el tener, ponemos la mira hacia fuera de nosotros. Y no es que eso esté mal, es bueno tener ambición y querer alcanzar cosas materiales, crecer en abundancia y prosperidad no es negativo, al contrario. No obstante, el crecimiento personal trasciende a la persona en el ser y no en el hacer o el tener.
Lo que si no es común escuchar en las personas es: “cambiaré mi actitud negativa hacia mi jefe o compañero de trabajo”, “voy a desarrollar más autocontrol para evitar mis reacciones airadas y coléricas”, “estoy harto de mí mismo porque siempre ando chismeando y hurgando en la vida de los demás, no lo haré más”, “ya no seré tan negativo en la forma en que veo las cosas que me pasan”, “ya no me ofenderé cuando alguien opine o piense diferente a mí”. En el momento en que uno hace propias algunas de estas frases y las pone en acción el desarrollo personal comenzará a acompañarnos en un viaje que puede durar toda nuestra vida.
Pero para cambiar ese “chip” que nos guía hay que dejar de hacer lo que estamos haciendo y comenzar a hacer lo debemos hacer, aunque nos resulte incómodo e inquietante. 
Aquí es donde comienza la brecha entre “quiero hacer” y “voy a hacer”, porque es más fácil no cambiar que cambiar, es más sencillo seguir haciendo lo que estoy haciendo que incomodarme con cambiar algo, sobre todo cuando la situación es conmigo mismo. Somos expertos es querer cambiar lo que pasa al otro lado de la ventana, pero frente al espejo no somos tan exigentes, ahí bajamos el tono de exigencia.
El crecimiento personal es incompatible con la comodidad, el desarrollo personal es salir de la zona de confort, ese lugar de inacción que conocemos con tanta propiedad y en el que somos los amos y señores.
Las personas estarán desarrollándose personalmente cuando se sienten incómodas con sus cambios favorables del ser, cuando cuesta mucho trabajo hacer esos cambios y cuando comiencen a analizar que esa nueva forma de vida me está llevando a otros escenarios que antes no conocía.
Algunas preguntas puntuales le pueden ayudar para comenzar con su introspección. Hágaselas usted mismo: ¿En estos momentos soy yo la persona que quiero ser?, ¿Soy yo la persona que quisiera tener como amigo?, ¿Soy yo el compañero de trabajo que me gustaría tener?, ¿Qué actitudes no soporto de mi mismo?, ¿Cuál es la diferencia entre estar vivo y estar viviendo realmente?, ¿Los frenos para no desarrollarme personalmente están afuera o adentro?
Entonces que es el crecimiento personal: ¿Tema de moda o utopía? Si para usted la utopía es algo inalcanzable siga haciendo lo que está haciendo, no significa que vaya en el camino equivocado.
Pero si la utopía para usted es algo con sentido póngase a trabajar en sus áreas personales que necesitan un cambio. Al final de cuentas orientarse hacia la utopía es el último camino para el desarrollo personal.

 

Foto: pixabay.com

Sobre Alexander Aguilar Soto

Periodista, consultor en competencias blandas

Ubicación:                   San José, Costa Rica

Profesión:                   Consultor en gestión del talento humano

¿Quieres hacer un curso con Alexander Aguilar Soto ? apúntate aquí

Add comment