×

Mensaje de error

  • Unable to connect with the reCAPTCHA server (www.google.com): 110: Connection timed out
  • Unable to connect with the reCAPTCHA server (www.google.com): 110: Connection timed out
  • Unable to connect with the reCAPTCHA server (www.google.com): 110: Connection timed out

Consecuencias de no contestar nunca emails o llamadas telefónicas

Añadir nuevo comentario

¿Cuántas veces has enviado por email una propuesta comercial, un presupuesto, un informe, un curriculum, etc. y no has recibido respuesta? 

La lista de situaciones en las que ocurre algo parecido es larga:

- Cuando envías el típico reporte periódico a tu jefe

- Cuando intentas fijar una fecha para una reunión y nadie confirma asistencia

- Cuando le reclamas un pago a un cliente

- Cuando contratas a alguien para un proyecto y pasadas unas semanas es imposible saber en qué fase se encuentra o cuándo te lo entregará

- Cuando pones una queja a un proveedor de servicios de telefonía

Pasan los días y decides enviar un recordatorio. Una vez más no tienes éxito. Si pruebas a llamar por teléfono, tampoco da señales de vida.

Llegará un momento en el que te darás cuenta de que nunca recibirás un email/llamada de vuelta , que has trabajado en balde y que has estado perdiendo el tiempo.

# Motivos para no contestar un correo o una llamada

Al ser tan digitales y estar hiperconectados, se da por hecho que vamos a responder inmediatamente. Lo cierto es que no contestar emails se ha convertido en una costumbre generalizada y cada vez más extendida.

Los motivos pueden ser los siguientes:

  • Necesitas tiempo para pensar qué vas escribir p.ej. una respuesta en términos legales, muy técnicos o en otro idioma. Nunca encuentras un momento tranquilo para ponerte con ello.
  • Te da miedo tomar decisiones. Esto le ocurre sobre todo a empleados con jefes ausentes o en empresas donde no existen procedimientos claros sobre cómo actuar en caso de A-B-C.
  • Tienes que comunicar una incidencia, error o dar malas noticias. Sabes que la otra persona se va a enfadar. Así que prefieres no decir nada. Rezas para que ocurra un milagro y la cosa no explote.
  • Alguien te pide algo que no cae dentro de tus competencias. En vez de informarle y/o derivarle a la persona encargada, simplemente eliminas el email.
  • Te crees que eres una persona muy ocupada. Ya responderás cuando puedas, o sea, nunca porque estás sobrepasado.
  • Ocupas un cargo de responsabilidad y te crees muy importante. No respondes pronto  para reforzar el poder que tienes; es una forma de marcar distancia jerárquica con personas de niveles inferiores al tuyo.

# La imagen que proyectas al no contestar un mail

A todos se nos ha escapado alguna vez un email o una llamada. Cualquiera puede tener un despiste, un pico de trabajo o una incidencia informática con el programa de correo o en la línea telefónica.

Sin embargo, cuando se vuelve habitual y reiterado, la percepción que tienen los demás de ti es muy negativa. Da la casualidad de que siempre son las mismas personas las que tienen este mal hábito profesional.

1. Eres desorganizado

Recibir muchos emails al día no es excusa para tener a la gente esperando tu respuesta. Eso solo indica que eres caótico. Por otro lado, saber gestionar el correo es tan importante como crear una tabla dinámica en excel. 

2. Careces de “solidaridad obrera”

Si recibes un correo que no es para ti, no te cuesta nada reenviarlo a la persona adecuada. No hacerlo indica que no estás dispuesto a ayudar a los demás. 

Dependiendo de cómo sea tu comportamiento en general en el trabajo y con tus responsables/compañeros/clientes, uno puede pensar que eres un colaborador poco comprometido. Esto puede afectar seriamente a tu reputación profesional.

3. Eres desconsiderado

No responder nunca es como llegar tarde a tus compromisos/reuniones o darle a alguien plantón. Ser impuntual es una falta de respeto hacia los demás porque su tiempo es tan valioso como el tuyo.

Esperar eternamente noticias tuyas es sinónimo de lo poco que te importan tus clientes (internos y externos). Una atención al cliente deficiente hace que los demás se cansen y dejen de hacer negocios contigo o asignarte ciertas tareas o proyectos, a fin de evitar malos rollos, enfados y frustraciones.

4. Eres arrogante

Lo comenté unas líneas más arriba. Hay personas que no responden a otras como una táctica sutil de marcar su poder, su superioridad en el organigrama o hacerse de rogar. 

Tú te sentirás muy importante, pero los demás te verán como un arrogante insoportable.

# Consecuencias

A nadie le gusta trabajar con personas caóticas. Tu credibilidad queda entredicho y pierdes la confianza de los demás. No se fiarán de que vayas cumplir tus promesas, con los plazos de entrega, de si pagarás a tiempo, etc.

Tus responsables dejarán de asignarte proyectos porque luego no hay forma de saber cómo los llevas, si los tendrás en la fecha indicada o si vas con retraso. Te quedarás “out” y esto tendrá mucho impacto en tu desarrollo de carrera.

No te contratarán como proveedor porque ante cualquier incidencia dejas a tus clientes tirados. 

Si alguien te reclama un impago y te haces el muerto, se acaba la relación. Nadie quiere malos clientes.

Si tus colaboradores te envían por email información sobre la marcha de un proyecto o la implementación de alguna política de empresa, sugerencias de mejora en algún procedimiento, etc. y tú nunca les respondes, ten por seguro que su iniciativa disminuirá a la misma velocidad que se incrementa su desmotivación.

Cuando no informas a un candidato de que ha quedado descartado en un proceso de selección, éste contará su mala experiencia a sus conocidos reales y virtuales, afectando a tu marca empleadora.

No tenemos tiempo ni ganas para responder un email/llamada, pero luego corremos a contar nuestra vida en las redes sociales. Así que no es ninguna sorpresa que un cliente, candidato o empleado escriba su opinión negativa sobre ti o tu empresa en Twitter, LinkedIn, Glassdoor y otras redes sociales. 

¿Estarás preparado para responder a una crisis reputacional o seguirás quedándote callado? 

El silencio dice más que mil palabras y un mensaje/llamada no gestionados revelan sobre tu calidad profesional.

Sobre Esther Carretero

Licenciada en Estudios Internacionales e Iberoamericanos. Con dilatada experiencia laboral en el extranjero y en empresas multinacionales. Disfruto viajando y conociendo otras formas de vida, culturas y costumbres.

¿Quieres hacer un curso con Esther Carretero ? apúntate aquí

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter