Comunicación interna (I). Te pongo un whatsapp

Añadir nuevo comentario

Considero que una de las cuestiones más importantes en las organizaciones es la referida a la   comunicación interna.  Y de esta importancia deriva la necesidad de cuidar tanto el mensaje como la forma  en que lo contamos. 

A éste último aspecto quiero dedicar una serie de post; en concreto quiero hablar de   CÓMO debe emitirse el mensaje  y de  QUIÉN debe hacerlo; hoy empezaré por el  canal.

 

            El futuro Presidente de USA,  la Ministra de Sanidad, ... son los últimos ejemplos de personas que usan las redes sociales  (whatsapp,  en concreto) para emitir mensajes o para aclarar lo dicho por otras vías.  ¿Os parece una vía correcta?.

 

            Bueno, en mi opinión, NO,  dada la posición de las personas citadas y la relevancia de sus mensajes.  Y creo que   éste es el factor determinante a la hora de elegir la vía   por la que hemos de enviar el mensaje:  ¿cuál es su nivel de importancia para la organización?. 

                                   *El carácter informal que  aún  tiene whatsapp y otras redes similares (y resalto la palabra AÚN, porque la jurisprudencia está otorgándole determinada  "oficialidad"),  no las hacen especialmente adecuadas para comunicar mensajes que tengan cierta importancia en el funcionamiento de la organización. También hay que cuidar las formas cuando se trata de un asunto importante o al que pretendemos dotar de cierta formalidad. 

 

                                   * El  control sobre el número de lector@s finales  también debe tenerse en cuenta al elegir la vía de emisión del mensaje....,  para bien y para mal. Porque a veces sí que nos interesará que nuestros éxitos se  "filtren" más allá de las paredes de nuestra casa.

 

                                   * Los asuntos laborales, en horario laboral. Ya estamos hart@s de hablar del peligro de la conexión permanente, de tener al jefe en nuestras redes sociales.  Pero es que, además, y como ya he dicho, a lo importante hay que darle formalidad y seriedad:  no puedo transmitir la idea de que abrir una sede en el pueblo de al lado se me ha ocurrido a las 10 de la noche y que te lo cuento tan pronto como se me ha encendido la bombillita.

 

            Por tanto, lo más aconsejable sería establecer una INTRANET que nos permita:

                        * dotar al mensaje de la formalidad que requiera en cada caso;

                        * conocer  cuándo se lee y por quién, asegurándonos así de que el mensaje ha llegado a sus destinatari@s directos;

                        * mantener ese mensaje disponible durante el tiempo necesario, por si hubiera que hacer alguna aclaración o recordar algún extremo.

 

 

            En el próximo post trataré el tema de quién debe emitir el mensaje. Espero que te interese igual o más que éste.

 

            

Sobre Myriam Sánchez

 

En  RHyD (Recursos Humanos y Derecho) nos apasiona la gestión de las relaciones humanos en las empresas, el asesoramiento jurídico y la mediación.    

Add comment