Completar el puzzle

Añadir nuevo comentario

Los puzzles son herramientas muy polivalentes y pluripresentes en nuestras vidas (en el ocio, terapia, en el ámbito profesional...)

Una de las personas más importantes en mi vida es una gran aficionada a los puzzles. Ella siempre me ha inspirado por su capacidad para hacer encajar las piezas de mi vida, siempre me ha enseñado con cariño, cercanía y tacto que los puzzles son grandes timones en la vida. Me he inspirado en ella para escribir este aporte y le transmito desde aquí las gracias por su capacidad para saber encajar sus piezas y ayudar a otras personas a encajar las suyas. Gracias Olivia. Hoy tengo el gusto de compartir esto con vosotr@s, lectores/as!

Trabajo en un ámbito, la Gerontología, en donde el desarrollo de cualquier terapia de estimulación cognitiva incluye alguna tarea con puzzles como herramienta de terapia. Los puzzles fuerzan el paquete cognitivo de modo que las personas deben poder colocar cada pieza en su sitio correspondiente para que su conjunto tenga sentido.

Conseguimos, normalmente, resolver puzzles desde muy jóvenes, pasando de la sencillez a una alta complejidad, cualitativa y cuantitativa. En el ámbito gerontológico sirven para frenar la rapidez del deterioro o prevenirlo.

Introduzco el objeto puzzle para tocar un tema que considero crucial en el desarrollo integral (personal y profesional) de las personas:

SABER ENCAJAR CADA PIEZA EN EL PUZZLE DE NUESTRA HISTORIA

Cada pieza constituye una parte esencial de nuestra historia, va tallando una personalidad, va marcando el recuerdo de las experiencias y de los aprendizajes, metas, luchas, éxitos…y van conformando la persona que somos. Insisto en este aspecto: la historia que te acompaña es lo que eres y en lo que has de fijarte y eres tú quien diseña y coloca cada pieza de tu puzle.

En selección de personal, me ha llamado muchas veces la atención encontrarme con personas que tienen poco presente su historia. He mantenido entrevistas de selección con personas a las que les he preguntado por esta formación, aquella otra experiencia, ese curso, aquel proyecto…y no saber qué responder, por no acordarse o por restarle importancia.

Yo me quedo con una sensación de vacío muy desagradable. “¡Pero si es tu vida!”- pienso para mí. “Es tu puzzle, ¿cómo no puedes acordarte?”.

El conocimiento de la historia de cada uno es una buena herramienta de orientación personal y, por tanto, laboral. Encajar las piezas del puzzle que constituye tu ser es imprescindible a la hora de tomar decisiones, decantarte por un empleo o por otro, atreverte a cambiar de sector, saber qué necesitas para desempeñar tu puesto y sentirte feliz y desarrollado…

Además de cuestionarios, tests, entrevistas semi o estructuradas, que nos aportan mucha información acerca del puesto, de las exigencias de desempeño…para seleccionar personal (y tenlo en cuenta cuando acudas tú a una selección), me inclino por enfrentar a l@s candidat@s al puzle de su propia historia. Supone en sí mismo un ejercicio de introspección interesante, útil y necesario.

Interesante porque más de una persona descubrirá virtudes y defectos sobre los que antes no había reparado.

Útil porque hace a las personas más conscientes de su capacidad de aporte al desempeño personal y/o a la hora de escoger a qué puestos ofertarse.

Y necesario, porque nos hace estimular el recuerdo de vivencias, experiencias y shocks acumulados en nuestro bagaje personal, que serán nuestra insignia ante el trabajo.

De la misma manera que creo que los puzles son grandes herramientas de terapia cognitiva, también estoy convencida de su potencial en el entorno de los recursos humanos.

¿Conoces tu puzzle?

¿Sabes encajar todas las piezas?

¿Estás al tanto de tu historia?

Foto: Bruce Guenter - The last piece of the puzzle

 

 

Sobre Sandra Fernandez Prado

 

Apasionada por aprender a lo largo de la vida: tomo nota de cada vivencia, agradezco cada oportunidad, disfruto cada proyecto, regalo mi implicación y me emociono con los detalles.

Add comment