¿Cómo me ven los demás?

Añadir nuevo comentario

Muchas veces me he hecho esta pregunta a nivel profesional y cuesta contestarla sobre todo porque mi percepción de mi misma es muy distinta a la percepción que lo demás tiene de mí.

Esa pregunta la he hecho cada vez que he dado clases a un grupo de personas para que analizaran sus cualidades positivas y negativas de cara a un empleo y/ó a la búsqueda de empleo. Y siempre me han puesto trabas a esta actividad. Y no sé si será porque les da miedo saber lo que otros piensan de ellos ó porque nunca antes se lo había planteado.

Pero si queremos hacer un DAFO de nuestro desarrollo profesional es algo que nos lo tendríamos que plantear al menos una vez al año. Además de analizarnos y mirar hacia dentro de nosotros cuáles son nuestras fortalezas y debilidades. Tendríamos que escuchar a los otros, aquellas personas que han trabajado con nosotros durante algún tiempo qué opinan sobre nuestra profesionalidad en el mundo laboral. Seguro que sacaríamos conclusiones muy interesantes que nos permitirían avanzar en nuestros objetivos profesionales.

Quizás en muy cómo quedarse con lo que ya sabemos de nosotros mismos, ¿para qué avanzar, no? Si yo estoy muy bien en mi zona de confort. Lo que hago cada día está bien para mí y para mi jefe que al fin y al cabo es quien me paga, no?

Y yo te pregunto, ¿y para ti es suficiente?

¿Ó simplemente trabajas para los demás?

¿Realmente te sientes satisfecho con lo que haces?

¿Te motiva hacer cada día lo que haces?

Yo creo que hay mucha gente que nunca se han planteado estas preguntas porque es mucho más cómodo seguir la rutina diaria y dejarse llevar como borregos para hacer siempre lo mismo, me satisfaga ó no. Y ahí viene cuando te encuentra gente que se queja de su trabajo, que llega a casa protestando, que incluso en el trabajo está como alma en pena…Creo que son personas que necesitan que alguien les diga que la vida laboral se puede disfrutar mucho mejor si conseguimos ver lo que nos gusta y lo que no. Y a veces los demás son los mejores aliados para que nos quiten la venda de los ojos y nos lo hagan ver.

Por eso creo que, los orientadores laborales no sólo estamos para orientar a personas en la búsqueda de empleo si no también para personas que están en queriendo mejorar en su trabajo diario. Y es que la figura del orientador/a laboral no está ampliamente reconocida por la sociedad como un eslabón importante en el crecimiento profesional de las personas. Ni en el servicio público que está desbordado por otras cuestiones ni en el privado que suelen contar con pocas subvenciones para estos temas. Es cierto que existen subvenciones que financian la inserción laboral pero ahí se queda. Una vez que la persona ha conseguido su empleo, el orientador laboral tiene que desaparecer de su vida laboral cuando considero de vital importancia que pueda estar a lo largo de su etapa profesional para acompañarle y guiarles  a mejorar sus competencias y habilidades profesionales.

Pero quizás eso en España es una asignatura pendiente que no sé si algún día la podremos ver pues con las altas tasas de paro que existen, no creo que desde el servicio público y/ó privado estén pensando en el orientador/a laboral como una extensión de la vida profesional que te acompañe a lo largo de tu vida, al igual que un médico a su paciente. 

Sobre Águeda Santos Jiménez

Licenciada en Filosofía y Ciencias de la Educación (Pedagogía). Con una dilatada experiencia como orientadora, inserción, intermediación, empleo y formación sociolaboral. Experta en colectivos de exclusión social. Máster en Coaching y resolución de conflictos.

¿Quieres hacer un curso con Águeda Santos Jiménez ? apúntate aquí

Add comment