Cambiar, evolucionar, transformarse, reinventarse... ¿Por qué?

Añadir nuevo comentario

Desde hace unas semanas he compartido muchas experiencias con emprendedores y emprendedoras y han sido constantes las referencias a cambiar, cambiar las cosas, cambiar nosotros, cambiar las circunstancias, salir de nuestra zona de confort...

 

Pero es muy fácil decirlo pero muy complejo y difícil hacerlo, ¿cuándo nos planteamos de verdad cambiar? Cuando pasa algo, cuando pasa algo que nos revuelve, que nos hace replantearnos los métodos, las actitudes, las relaciones, los pensamientos, los motivos...

 

¿Por qué cambiar mientras nos va bien?

 

No es fácil responder, al menos para mí sobre cuáles son los motivos para cambiar, pero si reflexionamos en esta frase que dice Eva Collado puede que algo "cambie" en la forma en que asumimos y vemos los cambios: "No hay que tener miedo al cambio sino verlo como una nueva oportunidad de crecimiento, de desarrollo, de poder pasar a la acción. No hay que temer a desaprender para aprender de nuevo, a perder una estabilidad que lo que hace es instaurarnos en una rutina insana que merma nuestras capacidades y las acalla."

 

Y es cierto, cambiar, es sinónimo de evolucionar, mejorar, aprender, transformar, igual que con el tiempo rediseñamos la distribución de nuestra casa, modificamos el logo de la empresa, cambiamos la carta de un restaurante... todo ello lo cambiamos y modificamos con normalidad, porque sabemos que hay nuevas tendencias, se llevan nuevos colores, materiales, sabores...

 

Pero, no es tan fácil cambiar por dentro, cambiar nosotros, asumir que tenemos que estar abiertos a hacerlo también en nuestra forma de hacer las cosas, de relacionarnos, de innovar, de crear nuevos productos y servicios que no son tan fáciles, de adaptarnos a las novedades en las nuevas tecnologías... eso ya resulta más complicado.

 

Es curioso hablar con gente que afirma esto de "Yo soy así y a quien le guste bien y a quien no también" o dicen aquello de "Yo soy así y no pienso cambiar, porque no sería yo mismo", está claro que cada uno de nosotros tenemos unos valores, creencias, habilidades, aficiones y gustos que forman parte de nosotros, pero decir que todo ello no puede encontrar un nuevo camino de aprendizaje, conocer nuevas metodologías, hacer cosas distintas y ampliar nuestras relaciones, es poco menos que absurdo.

 

Con todo esto quiero decir que cambiar no es malo, por cambiar y evolucionar no tienes porqué perder un ápice de quien eres, tu esencia está dentro de ti, pero es maravilloso estar abierto a ampliar conocimientos, experimentar, probar, moverse en suelos resbaladizos, porque aunque te caigas una o más veces, lo que vas a descubrir y aprender y te llevarás en la mochila como persona no tiene precio, así que, sigue evolucionando y reinventándote....

 

 

Foto:pixabay.com

Sobre Carolina San Miguel Mas

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter