Azafatas y feminismo ¿incompatible?

Añadir nuevo comentario

Las mujeres de hoy estamos alcanzando retos y objetivos inimaginables hace solo unos años, los años han demostrado que las mujeres somos luchadoras, ambiciosas, guerreras y aunque la historia por el momento no nos ha puesto todavía en su sitio, tiempo por venir, futuro, todo se andará.

En estos momentos nos encontramos ante una lucha de justicia por defender la igualdad salarial entre hombres y mujeres, una igualdad que sí existe en la administración pública, incluso en algunos casos con una discriminación positiva hacia las mujeres para que tengamos mayores oportunidades de trabajar en puestos como bomberos, policía local, etc, (ya que en las pruebas físicas, altura, etc, los requerimientos para una mujer son inferiores a los hombres), pero en cambio en la empresa privada, la cosa cambia, y cambia demasiado.

Es incomprensible que un hombre y una mujer ocupando un puesto de trabajo similar, jefe de servicio, reponedor, camarero, encargado, director comercial, gerente, etc, el hombre cobre una media de un 15% más que una mujer, eso es del todo injusto, reprobable y denunciable, por ello tanto las mujeres, como los hombres, como las entidades, empresas, etc deben de defender este derecho, un derecho justo e igualitario, a igual trabajo, igual sueldo, y por ello debemos de exigir al Gobierno y al Parlamento que tome todas las medidas necesarias para que esa brecha salarial desaparezca y sí hay que meterse en eso, y desde ya.

Pero, hay un tema que me preocupa enormemente, y es que, estoy viendo y escuchando en los últimos tiempos una defensa de la igualdad entre hombres y mujeres un poco estrambótica, que en algunos casos se nos ha ido de las manos, veo con estupor que algunas mujeres se alegran de que otras pierdan su trabajo, sí sí, es así, y me explico.

Hace unos días se publicaba en distintos medios de comunicación, que las “grid girls”, las azafatas de la Formula 1 iban a desaparecer y que esto poco a poco se iría ampliando a otros deportes, y claro “algunas” lo celebraban como un reto conseguido, porque según ellas las mujeres eran denigradas y solo ocupaban esos puestos de trabajo como escaparate y por ser bellas, y yo me pregunto ¿alguien les ha preguntado a estas mujeres? ¿alguien les ha preguntado si se sienten denigradas, menospreciadas o rebajadas? ¿de verdad conseguir que un trabajo que realizaban mujeres guapísimas (sí guapísimas, ya me gustaría a mi, envidia sana) pierdan su trabajo, por cierto, un trabajo por lo que ellas mismas comentan, muy bien pagado, es un objetivo cumplido?

Sinceramente, la defensa de la igualdad y el feminismo a algunas se les está yendo de las manos, porque según leo la igualdad de género implica que hombres y mujeres deben recibir los mismos beneficios, las mismas sentencias y ser tratados con el mismo respeto. El principio de igualdad y de no discriminación por razón de sexo es una obligación de derecho internacional general, que vincula a todas las naciones y, dado su carácter primordial, se establece siempre como un principio que debe inspirar el resto de los derechos fundamentales. Y respecto al feminismo es una doctrina y movimiento social que pide para la mujer el reconocimiento de unas capacidades y unos derechos que tradicionalmente han estado reservados para los hombres.

Y ahora yo pregunto ¿es incompatible ser azafata con la igualdad de género y el feminismo? ¿ser modelo es incompatible?, que por cierto aprovecho aquí para señalar, que el mundo de la moda es uno (de los pocos sí, pero ya tenemos uno) en el que las modelos ganan muchísimo más que los hombres modelos, pero resulta que “algunas”, también se siente molestas con que haya mujeres que desfilen, se presenten a Miss y salgan en campañas publicitarias sexis.

Con toda sinceridad, por la defensa de la igualdad entre hombres y mujeres  nos tendrán, por la defensa de eliminar la brecha salarial también, por conseguir que haya mujeres orgullosas de su trabajo copado por ellas y que se las discrimine ahora por ser mujeres y ahora ese puesto lo ocupen hombres, lo siento pero ni a mí, ni a muchas.

Sobre Carolina San Miguel Mas

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter