7 maneras de mejorar tus probabilidades de ser contratado

Añadir nuevo comentario

La competencia para los mejores cargos no ha disminuido. Existen más puestos de trabajo en general. Pero tal vez no hay más plazas en el sector que quieres.

 

Esto significa que si quieres ser contratado, tienes que asegurarte de hacer todo lo posible para ponerte en la posición correcta. Esto comienza antes de la entrevista, y continúa hasta tu primer día de trabajo.

Ser contratado se ha convertido en un largo proceso en el que un pequeño error tarde o temprano podría hundirte. Eso puede sonar deprimente, pero es un problema bastante fácil de resolver si estás preparado para cada paso en el proceso. Eso no hará que con toda seguridad consigas el trabajo, pero puede proporcionarte la pequeña ventaja que necesitas.

Haz que tu curriculum vitae parezca completamente profesional

En ocasiones, debido al paso del tiempo, existe la posibilidad de que estés redactando tu curriculum  bajo un modelo obsoleto, lo que impide que tu curriculum luzca apto al momento de solicitar empleo.

“Es importante saber hacer bien una hoja de vida porque esta será la herramienta que utilices para “venderte” a ti mismo cuando te presentes a una entrevista de trabajo.” (https://gananci.com/como-hacer-una-hoja-de-vida/)

Existen varias formas de corregirlo, una es revisando los modelos online disponibles y seguir el patrón. La otra opción es utilizar un servicio pago para modernizar tu currículum. Una vez que haces esto, verás cómo las entrevistas comenzarán a fluir.

Es posible que el costo sea sustancial pero será una inversión que valdrá la pena cuando empieces a ver que logras una entrevista tras otra.

Contar con más de una carta de presentación

Algunos trabajos pueden no requerir una carta de presentación, pero para los que sí lo solicitan, es muy importante que personalices esta carta para cada empresa y cargo al que estás aplicando.

Utiliza tu carta de presentación para hablar de las cosas puntuales que se indican en el anuncio de trabajo, donde tu capacidad para realizar lo que se requiere no sea obvia al dar un vistazo a tu curriculum vitae.

Tu carta de presentación también debe mostrar entusiasmo y un poco de personalidad. No seas muy trivial o demasiado personal, pero escribe en tu propia voz. Habla acerca de algunos requisitos específicos nombrados en el anuncio de empleo, especialmente como si le estuvieses hablando a la persona encargada de entrevistarte, e indica cómo cumplirías cada función.

Contrata a un editor

Incluso si eres es un escritor decente, siempre es una buena idea contar con un editor profesional para que revise tus papeles. Esto no tiene por qué ser una propuesta cara, ya que estos no son documentos largos, pero los errores en los currículos o cartas de presentación son difíciles de pasar por alto.

El software de procesamiento de textos te puede ayudar, pero no te dirá que debes escribir "utilizar mis habilidades" en lugar de "usar mis habilidades" o cualquier otra frase que pueda sonar fuera de lugar.

Haz tu tarea

Mientras que una entrevista de trabajo se centrará principalmente en ti, es importante que conozcas tanto como te sea posible sobre la compañía, la posición, y algunos datos puntuales conocidos sobre el entrevistador.

También querrás prepararte cuando se trata de tus habilidades al momento de la entrevista. Si no es algo que se te dé muy bien, practica.

Ten la vestimenta adecuada

Al momento de la entrevista es importante dar la talla. En casi todos los casos esto significa usar un traje para un hombre y el equivalente formal para una mujer.

En general, a menos que se te indique lo contrario por la persona que te entrevista, esas prendas son un requisito estándar para las entrevistas. Ese es el caso, incluso, si el trabajo no requiere ropa de vestir. Siempre es mejor lucir demasiado formal para una entrevista que verse demasiado casual.

Lleva todos tus recursos a la mano

Durante la entrevista, la persona que dirige la reunión puede o no tener copias de tu currículum a la mano. Asegúrate de contar con algunas, en caso de que surja la necesidad de que alguien más asista a la entrevista y requiera contar con una.

Además, aunque no lo necesites, es recomendable tener varias copias de tus referencias. Si las tienes, estarás listo en caso de que te las pidan.

Envía una nota de agradecimiento

El mismo día que seas entrevistado, o a primera cosa la mañana siguiente, debes enviar una nota de agradecimiento. Puede ser por correo electrónico, si es así como te has estado comunicando, pero una tarjeta manuscrita puede ser un toque agradable.

Esta es la última oportunidad de mover la balanza hacia tu favor de una manera sutil. Eso podría ser decisivo si se están debatiendo entre otro candidato y tú.

Sobre Edith Gómez

 

Apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Me niego a irme a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Me inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos. 

 

¿Quieres hacer un curso con Edith Gómez ? apúntate aquí

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter