6 razones por las que fallan los equipo de trabajo

Añadir nuevo comentario

Tal como sostiene Gananci, “trabajar en equipo no es siempre es tan satisfactorio como puede parecer.” Pues, tal como su nombre da a entender, cuando se conforma un equipo viene a la mente la idea de un grupo de personas unidas, de forma organizada, para trabajar en el logro de un objetivo.

Para que dichos grupos sean exitosos se requiere por lo menos que cada uno pueda sugerir ideas, así como también es necesario que todos sientan interés por el proyecto y una buena comunicación.

La responsabilidad de que se cumplan los objetivos también dependerá de quien sea asignado para coordinar el equipo, para lo cual se requiera que pueda ejercer el liderazgo de manera efectiva.

A continuación, queremos compartir contigo algunas de las razones por las cuales los equipos suelen presentar fallas, y terminan por no cumplir las metas trazadas.

  1. Las metas no están claras: si las metas sobre las cuales se piensa trabajar no son dadas con claridad, el equipo navegará sin dirección, y es una causa muy común el que los proyectos fracasen sin un producto final o algo concreto, pues no saben para qué están agrupados ni para qué deben trabajar. Es importante que cada miembro del equipo conozca de forma clara cuáles son las metas y qué papel juega dentro del grupo.
  2. Liderazgo poco efectivo: si el personal que dirige el equipo posee poca convicción en lo que hacen, las probabilidades de fracaso son altas. Pues, los integrantes del equipo siempre observan a los líderes, y si estos no se sienten motivados ni comprometidos, estos síntomas también se reflejarán en el grupo y este empezará a trabajar con desanimo. Los líderes son el ejemplo, y el grupo suele ser un reflejo de la manera en la cual dirige el líder. También es importante que los líderes escuchen al personal del equipo, ya que estar atentos a sus necesidades contribuye a la consecución de las metas. Los líderes deben involucrarse con el equipo y las tareas que estos desarrollarán, deben asignar tareas a cada miembro, creer en el personal y mostrarles que pueden sentirse seguros con su figura ya que tiene poder de decidir estratégica y asertivamente.
  3. Reuniones sin un propósito: muchas veces ocurre que los líderes se reúnen con los miembros, pero no tienen una agenda sobre la cual discutirán, así como tampoco conocen el tema central, o el motivo de dicha reunión. Poco a poco esto va generando desinterés en todo el grupo. Otro aspecto fundamental es establecer ciertas normas para sacar el máximo provecho a las reuniones y que estas sean productivas. Por ejemplo, colocar los teléfonos en modo silencioso, escuchar a los demás compañeros y apuntar en una libreta las notas importantes para que luego todos puedan hacer un cierre, de forma resumida; también podrían implantar la norma de mantenerse en el asiento cuando los demás toman el derecho de palabra, entre otras. Todas estas normas incidirán en el éxito de la reunión pautada.
  4. Relaciones conflictivas: muchas veces sucede que entre los grupos hay compañeros que tienen relaciones poco armoniosas y cuando esto sucede lo mejor que se puede hacer es apartarlos para que estos solucionen sus diferencias e integrarlos cuando todo ya marche bien, ya que de lo contrario esos conflictos repercutirán en el desarrollo de las labores en el grupo, así como en los resultados, pues, podría ocurrir incluso que el equipo sufriese una división, y no es la idea si están trabajando para alcanzar una sola meta. En este aspecto, las funciones del líder como mediador también son valiosas.
  5. Fallos en la comunicación: el proceso comunicativo, en este caso implica que el equipo también comprenda la información que el líder está transmitiendo, ya que no se trata sólo de hablar por hablar, sin que los demás tengan las ideas claras, sino que es necesario que los objetivos y las estrategias a emplear sean dadas a conocer con una claridad que el equipo sea capaz de entender. El líder debe verificar que el grupo está comprendiendo, que no está solamente escuchando por escuchar, sino que atiende de forma activa lo que se le comunica, ya que cuando no se cumple este requisito el grupo tiende a ejecutar actividades que no se tenían estipuladas, y en muchos de los casos esto no lo hacen por mala intención, sino que simplemente no han comprendido en qué consiste la labor.
  6. Falta de capacidad para trabajar en equipo: y esto aplica para quienes desean destacarse, en relación con los demás miembros de un grupo y empiezan a trabajar de manera aislada, creyendo que esto será una ganancia, cuando en realidad implica pérdidas –tanto monetarias, como de recursos y tiempo-, pues, la idea de trabajar en grupo es que todo el equipo ejecute las actividades asignadas, y de hecho, si un líder conforma un grupo es precisamente porque la naturaleza de la labor exige que esta sea desarrollada de forma grupal y que un individuo, por sí sólo, no es capaz de cumplir todos los objetivos de manera exitosa. A estas personas que se aíslan, se les recomienda aprender a trabajar en equipos, ya que una maquina no funciona con una sola pieza, sino con todas juntas.

Tal como has observado, existen muchos motivos por los cuales los trabajos en equipo suelen fracasar, al igual que sus proyectos. Para que no te ocurra, especialmente si eres líder, es recomendable que detectes la falla, puesto que al hacerlo ya sólo resta poner en marcha estrategias que te aseguren el éxito.

Sobre Edith Gómez

 

Apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Me niego a irme a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Me inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos. 

 

¿Quieres hacer un curso con Edith Gómez ? apúntate aquí

Add comment