×

Mensaje de error

  • Unable to connect with the reCAPTCHA server (www.google.com): 110: Connection timed out
  • Unable to connect with the reCAPTCHA server (www.google.com): 110: Connection timed out
  • Unable to connect with the reCAPTCHA server (www.google.com): 110: Connection timed out

6 Pasos para entrar en la “lista negra” de una empresa

Añadir nuevo comentario

Soy consciente de que dejo fuera del artículo muchos otros consejos de valor para formar parte de una espectacular “lista negra”. Los dejo en seis para que te sea más fácil. No son ni los mejores, ni los peores, pero sí los que me encuentro con más frecuencia en la mesa de mi consulta.

Para aplicar eficientemente las sugerencias expuestas, recuerda que la repetición es importantísima. Con ello te invito a que las realices veinticinco, cincuenta y cien veces si es necesario.

 

  1. Tómatelo todo personalmente: ¿tu jefe no te ha saludado hoy al llegar al trabajo?, ¡está claro que piensa que eres un/a incompetente! ¿Tu compañero terminó su jornada ayer diez minutos más tarde para acabar una tarea en la que trabajáis conjuntamente, mientras tú saliste puntualmente para ir a tu clase de Body Combat?, ¡está claro que te está “haciendo la cama”! ¿Todavía no te ha llamado tu cliente para decirte qué piensa de la propuesta que le has enviado? ¡fijo que no le ha gustado y te debe estar poniendo verde! ¿Qué no te llegó el mail con la propuesta de  cena de tu departamento?, ¡sin duda te quieren fuera!... ¡Ni falta de confianza ni de autoestima! ¡el tema es que todos confabulan contra ti!, y para ello el siguiente consejo te irá de perlas.

 

  1. Rodéate de las personas más chismosas: esas que sienten resentimiento hacia todo el mundo y que, en lugar de enfrentarse directamente, hablan (por lo general mal) en ausencia de las personas a las que “maquillan”.  Si las tienes como aliadas su veneno no te salpicará, y, lo más importante, suelen ser grandes conocedores de los entresijos que se cuecen en la empresa, lo que les convierte en las personas ideales para confirmar que lo que tomaste como personal, es así y de ninguna otra forma, poniéndote en situación de aplicar lo que viene a continuación.

 

  1. ¡Venganza! A estas alturas puede que ya estés dentro, o a punto de entrar, en alguna lista negra, así que ¿por qué no deberías tener tú también la tuya propia? Haz un inventario con los nombres de las personas que te han atacado personalmente, al estilo Aria Stark de Juego de Tronos, que de temporada a temporada va con su listita de personas a las que cargarse (y no le va nada mal). Tú no vas a querer acabar con ellas, pero sí aplicar las represalias oportunas como consecuencia de las acciones o comentarios que lastiman tu EGO…

 

  1. Da de comer a los ladrones de tiempo: coge el teléfono cada vez que suene, aunque no sea nadie de tu empresa o de tus queridos clientes, pues quien sabe si la persona que llama con un número de teléfono rarísimo, pertenece a una caritativa fundación que te regala un mes gratis de conexión a Netflix, y por no atender la llamada vas y pierdes la oportunidad de ir al trabajo bien informado/a de las series de moda para invertir un gran tiempo en interrumpir y convencer a tus compañeros/as de que vean esa serie que tanto te gusta y que a ellos ni les va ni les viene. Y mantén el mail siempre abierto, a poder ser con ventanas emergentes que te avisen de la llegada de cada correo. Ni se te ocurra definir franjas horarias para revisar los mails, no sea que justo llegue un correo importante y tardes más de un minuto en contestarlo ¿te imaginas?, buufffff…

 

  1. Enfócate en el individualismo: te calificarán de prepotente y egoísta; la escasa adaptación integradora al grupo de trabajo generará comentarios y críticas hacia ti, ¡pero las necesitas para tener material que compartir con el equipo de chismes! ¡a por ello!

 

  1. Entrénate en el victimismo: dividiré este punto en dos partes para una mejor comprensión:

 

Paso uno: quéjate de cualquier asunto que tenga que ver con el trabajo.

 

Paso dos: ciérrate en banda a las soluciones y a las nuevas propuestas que pudieran surgir para mejorar los asuntos de los que te has quejado, de lo contrario deberías tomar acción en la mejora de los aspectos en los que tanta saliva y lamento has aplicado, mostrando iniciativa y proactividad, valores apreciados por la empresa que podrían hacer que hablaran bien de ti y entonces muchos de los anteriores tips perderían sentido.

 

Ya sabes, para entrar en la lista negra, como dice el dicho: “que hablen de mí, aunque sea mal”, porque cualquier acción próxima al “que hablen de mí, aunque sea bien” (frase original de Dalí), te desviaría de la lista... ¿te imaginas?

Foto:pixabay.com

 

Sobre Eva M. Sánchez

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter