5 consejos para desenvolverte mejor en el trabajo

Añadir nuevo comentario

A la mayoría de las personas les ocurre que hay días en donde llegan al trabajo rebosando de energía y ganas de lograr cada una de sus metas, mientras que también existen los días en los que llegamos arrastrándonos mentalmente con una voluntad un poco floja para cumplir los objetivos del día. Esto es algo normal porque nuestras emociones no siempre son las mismas, somos seres cambiantes y es parte de nuestra naturaleza.

Lo que también hay que tomar en cuenta es que nuestro rendimiento no puede venir dado por la emocionalidad que tengamos en ese momento o exclusivamente por las cosas que nos agradan hacer. He visto personas que son increíbles en ciertas actividades en sus trabajos y ser totalmente incompetente en otras, aunque ambas formen parte de sus responsabilidades.

Cuando eres empleado, no puedes darte el lujo de hacer con calidad solo aquellas tareas que disfrutas, sino todas y cada una de las que te fueron asignadas para que te puedan considerar una persona digna de confiarle diferentes funciones y que cumpla con cada una de ellas sin hacer distinción entre sí le gusta o no. Entre las claves de Gananci para tener éxito una de las más importantes es no poner excusas, ponla en práctica y verás cómo cada vez más surgen maneras de cómo hacer las cosas que en otro momento ni se te hubiesen ocurrido.

Si te identificas con el hecho de que en algunos aspectos de tu trabajo te desempeñas mucho mejor que en otros, para ti hemos redactado esta información que seguramente te será útil para que puedas rendir más en todas tus funciones subiendo la calidad de aquellos puntos en los que tienes debilidades, empecemos:

- Identifica cuáles son tus mayores cualidades. Cuando sabes cuáles son tus puntos fuertes en general podrás utilizarlos no solamente en aquello que te agrada. La idea es trasladar tus talentos, habilidades y destrezas a cada una de las cosas que haces para que puedas alcanzar la excelencia.

Claro que es normal que en algunos aspectos tengas mayores ventajas y puedas realizar las actividades relacionadas a él de manera mucho más fácil, pero que algo se te haga un poco complicado no es razón suficiente para bajar los brazos.

Al conocer tus calidades también podrás apoyarte en ellas cada vez que sea necesario y no dejar espacio para la duda que es uno de los aspectos en los que a veces más nos saboteamos. Por ejemplo, si eres bueno en la oratoria, piensa cuáles son los elementos que te hacen ser bueno en esa área en específica: comunicación, seguridad en ti mismo, persuasión, entre otros. ahora toma esos elementos y aplícalos en otras áreas de tu vida para que veas cómo estas empiezan a mejorar también.

- Ten voluntad: una de las razones por las que a veces nuestro desempeño no es tan bueno como podría serlo, es porque dejamos la voluntad de lado. Hay un refrán que dice “Si hay voluntad, hay una manera de hacerlo”.

La voluntad se refiere a esa determinación y a esa cualidad que te permite seguir adelante intentando las cosas incluso cuando parece que los obstáculos son más grandes de lo que podemos manejar.

Lo bueno de la voluntad (aparte de que es imprescindible para conseguir las cosas que deseamos) es que es una decisión que tomamos, lo que significa que depende de nosotros y no de nadie más. Saca de tu mente los “no me gusta”, “no sé hacerlo”, “soy malo en eso”, porque mientras te sigas creyendo eso, serán realidades en tu vida.

- Recuerda que es temporal: para desempeñarte mejor en tu trabajo así estés haciendo algo por lo que no te sientas apasionado o no te agrade demasiado -que no es lo ideal, pero a veces pasa-, algo que puede ayudarte es pensar en que se trata de algo temporal.

Si logras disciplinarte a ti mismo en algo que no es tu actividad favorita y lo haces con excelencia amplias más tu radio de acción y también moldeas tu carácter al darte cuenta de que eres capaz de hacer absolutamente cualquier cosa que te propongas.

También cuando piensas que algo es temporal te llena de esperanza y te empuja a la acción, a esa acción que te llevará a salir de ahí a algo que de verdad sea tu vocación y de lo que te sientas orgulloso.

- No tengas miedo de preguntar: para mejorar tu rendimiento en áreas que no son particularmente tus puntos fuertes, pregunta a colegas que sean buenos en dichos aspectos cómo han logrado llegar a este ese punto.

El esfuerzo te puede dar grandes recompensas así que invierte tiempo leyendo, practicando o haciendo lo necesario para manejar a la perfección todos los aspectos de tu trabajo. Pregunta a tus superiores acerca de las áreas donde tengas dudas, así ellos percibirán tus ganas de mejorar.

Si en cambio, en el sitio de trabajo donde estás no quieren colaborar respondiendo tus preguntas y dándote las herramientas para seguir creciendo, quizá ese no sea el mejor lugar donde desarrollarte profesionalmente. En caso de que no quieras dejarlo porque crees que no encontrarás nada mejor, elimina ese pensamiento de tu mente y aprende cómo hacer un buen currículum, con esos consejos aumentarán tus posibilidades de encontrar un mejor trabajo.

- Asume tus errores y corrígelos: otra de las mejores maneras de mejorar es asumiendo tus errores, nadie es perfecto así que no te avergüences de tus puntos débiles, en cambio, identifícalos y admítelos para que puedas crear un plan de acción que te ayude a mejorarlos cada vez más.

Sobre Edith Gómez

 

Apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Me niego a irme a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Me inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos. 

 

¿Quieres hacer un curso con Edith Gómez ? apúntate aquí

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter