10 fórmulas para potenciar tu espíritu emprendedor

Añadir nuevo comentario

Si quieres convertirte en un emprendedor con éxito necesitarás talento, estrategia, una buena actitud y otros atributos que deben ser desarrollados desde tu interior:

 

 

  1. Un emprendedor real es un individuo obligado a profesar una fe tremenda hacia sí mismo

Si decides convertirte en emprendedor, seguramente escuches voces que te digan que no lo hagas. Advertencias, posibles consejos, reclamos… Todo con el fin de que no dejes tus estudios o tu trabajo estable, ya que emprenderás un camino sin seguridad para tus finanzas, tu familia o tu futuro. Además, esto quizá provenga de tu gente más cercana, pero piensa que esto se debe a su “miedo”.  No te desanimes.

Necesitarás de una gran fuerza interna. Tendrás que luchar contra el cansancio, los obstáculos que se presenten y las dificultades; pero sobre todo, debes aprender a sobreponerte a tu lucha interna, a los conflictos emocionales y a la incertidumbre que tienes por delante.

 

  1. La base central del emprendedor debe ser combinar lo estratégico con lo emocional

Una persona que quiere emprender suele estar motivada, ser persistente, disciplinada, gustarle soñar, descubrir, inventar, explorar nuevas rutas… aunque también lograr ser estratégico, objetivo y contar con unas bases racionales mínimas con las que gestionar el negocio o proyecto.

Dirige, gestiona, planifica, coordina, evalúa y controla. Tu producto o servicio final puede ser revolucionario y muy creativo, pero no descuides sus bases materiales principales, ni tampoco la calidad, la competitividad, el precio, los costes, la productividad, la rentabilidad, la logística y la oferta. Intenta innovar, estudiar cómo está el mercado, analizar las tendencias, ahorrar y buscar los mejores materiales para tu proyecto.

 

  1. En los momentos más importantes de tu vida emprendedora, ten claro que vas a estar solo

Vas a disfrutar de caminos desconocidos, vas a descubrir segmentos de mercado que nunca nadie había visto, encontrarás nuevas formas de hacer negocios, desarrollarás nuevos productos, etc. Ten en cuenta que es posible que tardes tiempo en hallar los frutos de tu trabajo y también de ganar un puesto en el mercado. Puede que te rechacen muchas veces y que al principio, no tengas los clientes con los que has contado. Tendrás que sacrificar tu patrimonio y tus ahorros e incluso que tardes tiempo en tener empleados que te ayuden.

No obstante, anticípate a todo esto: toma conciencia desde ya y prepárate para lo peor sin perder la confianza en ti mismo y en tu proyecto.

 

  1. El emprendedor está dispuesto a reinventarse todos los días de su vida

Rinde culto a la tenacidad y también a la disciplina. No dejes de creer, acaba con los miedos que te frenan. Tienes que tener voluntad y fe constante en ti. Disfruta del camino, se hará cuesta arriba y largo, pero vívelo como se presenta – asimila el rechazo, el dolor, refuerza tu coraje y tu fortaleza para luchar día tras  día. Cada día levántate como si fuera el último, ten presente que no volverás a vivirlo así que no dejes que nada negativo domine tus sueños y se instale en tu cuerpo. Dirígete fielmente hacia tus objetivos.

 

  1. Entrena y desarrolla tus sentidos hacia el emprendimiento

Las personas emprendedoras perciben las cosas de forma diferente, no observan el mundo de la misma forma que los demás. Sienten impulsos que otros reprimen, intentan  y lograr desarrollar al máximo su creatividad, se emplean más de lo normal en alcanzar sus objetivos, viven imaginando y sueñan despiertos.

Saben que les puede surgir una idea en cualquier momento por lo que intentan llevar con ellos una libreta pequeñita. Estudian la profundidad, los diferentes matices y el contraste de la diversidad. Puede que el resto los consideren unos locos, pero saben explotar al máximo esta virtud.

 

  1. Alimenta la pasión que hay en ti

Cuando se comienza un proyecto todo el mundo se puede considerar buen emprendedor, por lo que intenta mantener esta energía inicial. Vas a necesitar conservar esta actitud y su intensidad, a lo largo del tiempo. No hay nada mejor que conseguir fans o personas que te quieran seguir, que vean tu consistencia, tu perseverancia y también los valores que persigues.

 

  1. Ten en cuenta que la burocracia, los impuestos y los trámites no se pueden evadir

Una persona emprendedora debe ser consciente de que debe proteger sus creaciones, proyectos, marcas, los bienes inmateriales, materiales y también su propiedad intelectual. Hay que cumplir con los aspectos legales y tributarios aunque no sean plato de buen gusto. Además deberás buscar apoyos, clientes, créditos, evaluar el mercado. Intenta no dejar nada al azar para que la gente no se aproveche de tus ideas, cumple con todo lo establecido para que no te dejen a un lado en el mercado. Ten en mente que la competencia no suele ser justa siempre, así que prepárate para defender aquello que estás creando.

 

  1. El emprendedor es una marca personal que se está construyendo

Todos los proyectos parten de una idea concebida en la mente de un ser humano. Este decidió aferrarse a la posibilidad del éxito, se atrevió a apostar por lo desconocido, abandonó lo que era seguro y dio vida a este proyecto. Aún cuando logres ser dueño de grandes corporaciones o marcas, el éxito de ser un emprendedor siempre estará vinculado a lo que sembraste ese primer día, a tu propia historia. El emprendedor es una persona que brilla, que tiene una chispa que convierte en llama, dando luz a todos los que lo rodean.

 

  1. El camino del emprendedor se centra en el aprendizaje constante

La historia hablará de ti. Contará cómo comenzaste, cómo lograste superar los obstáculos y llegar hasta el final. Dirá cómo cambiaste, cómo te adaptaste, mejoraste y te ajustaste a todo lo que aparecía ante ti.

En resumen, se centrará en los aprendizajes que obtuviste y cómo los supiste aplicar a tu experiencia, a tus nuevas habilidades y conocimientos. Esto daría lugar a tu mentalidad, a tu personalidad, a tu forma particular de emprender los negocios.

 

  1. Aquí y ahora, eso es lo importante

Vive el presente, el aquí y ahora. Ten en cuenta que el pasado ya sucedió, no hay nada más que hacerle y, el futuro, aún lo tienes por delante y el HOY depende del mañana. Las ideas emprendedoras dan lugar a reajuste en los amigos, los contactos, los clientes y las relaciones en general. Permanece atento y preparado para realizar cambios en tu agenda personal, en tu directorio y en la lista de visitas frecuentes o apoyos a recurrir. Así que concéntrate a partir de ahora en el momento presente, en el lugar en el que te encuentras y disfrútalo, vívelo.

 

Foto:appfluence.com

 

Sobre Edith Gómez

 

Apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Me niego a irme a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Me inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos. 

 

¿Quieres hacer un curso con Edith Gómez ? apúntate aquí

Add comment

Ruteando con Sara-El mundo Freelance

Buenas Prácticas Ruteras

Newsletter